Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

Video: profesora homofóbica impide boda gay en kermés escolar

Denuncian en redes sociales comportamiento homofóbico de una profesora en kermés escolar (Foto: Pixabay).

En redes sociales denunciaron a una profesora de un Centro de Enseñanza Técnica Industrial en Guadalajara porque impidió una boda gay durante una kermés.

La denuncia señala que la maestra reaccionó de la forma que quedó registrada en el video por su desacuerdo con las uniones matrimoniales entre personas del mismo sexo.

De acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), “las personas lesbianas, gay, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) enfrentan obstáculos sustantivos en el ejercicio de todo tipo de derechos”. El motivo de ello son los prejuicios sociales y las omisiones legales que no admiten la diversidad sexual en las personas.

Los prejuicios están basados en una valoración positiva de la heterosexualidad; en ideas erróneas sobre la “congruencia” que muchas personas esperan encontrar entre las características físicas y las preferencias sexuales; y en la estrechez de lo que se considera “normal”. La discriminación, según explica el Conapred:

Es un proceso con raíces históricas que se alimenta de los estereotipos asociados con la diversidad sexual. Dichos estigmas han justificado una diferencia de trato, y se encuentran tan arraigados en nuestra cultura que inciden no sólo en el ámbito privado principalmente en la familia sino también en el público por ejemplo, en las instituciones de seguridad social o de acceso a la justicia.

El reconocimiento legal del matrimonio entre personas del mismo sexo es un logro histórico para la lucha de los derechos humanos y civiles. En México el matrimonio igualitario sólo se reconoce en 15 de las 32 entidades del país. En 2009 la capital del país fue la primera en declararlo constitucional.

Este avance legal implica que las parejas compuestas por personas del mismo sexo puedan ejercer los mismo derechos civiles que ejercería una pareja heterosexual; por ejemplo, tener la capacidad de tomar decisiones médicas o poder acceder a un préstamo familiar.