Venden costales con sargazo en internet

Los costales de cinco kilogramos de sargazo se ofrecen entre 310 y 320 pesos.
Sargazo en costas de Quintana Roo. (EFE)

En Internet se han encontrado ofertas de personas que venden costales con sargazo.

Te recomendamos: ¿A dónde se traslada el sargazo retirado de playas de Quintana Roo?

El sargazo, una macroalga que afecta las playas del Caribe Mexicano y que representa un problema turístico y ecológico para la región, también puede ser una oportunidad de negocio.

En el portal Mercado Libre, hay anuncios donde ofrecen a la venta sargazo seco en polvo. Los costales de cinco kilogramos están entre 310 y 320 pesos.

El sargazo es una gran oportunidad de negocio. El alga sirve para producir cosméticos, fertilizantes, textiles, alimento para el ganso, borregos y cerdos, combustible e incluso puede consumirse como botana, dicen expertos; las propuestas para industrializarla vienen de ONG, particulares y gobiernos como el de Japón y China. Y muchos usos aún por descubrir”

… se menciona en una de las ofertas publicadas, donde aseguran que el sagrazo proviene de las costas de Quintana Roo y que es 100% natural.

(Mercado Libre).

Según mencionan, estas algas se recolectan de la orilla del mar, se ponen a secar de dos a cuatro días bajo el sol, y después se muelen a mano, mediante un proceso artesanal y rústico.

(Mercado Libre).

Contamos con stock suficiente, tenemos un ejército de personal trabajando arduamente para su acopio y selección de las mejores calidades (sic)”

… se menciona en otro de los anuncios.

(Mercado Libre).

Aunque el sargazo no está incluido en la Norma Oficial Mexicana 059, de especies protegidas, quienes quieran explotarla deberán contar con un permiso de pesca y fomento, sin importar si el alga es obtenida directamente del mar o de la orilla de la playa.

Hasta el momento, organismos como la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sagarpa), o la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente de Quintana Roo, no han recibido solicitudes.

Con información de Excélsior e Infobae.