Una vida sexual saludable ayudaría a minimizar síntomas de depresión y ansiedad

Cuando se trata de tener relaciones sexuales, suceden muchas cosas complejas en nuestros cuerpos y cerebros a la ve
Noticieros Televisa FUENTE: agencia DESDE: CDMX, México
FOTO: Cuando nuestros cuerpos experimentan oleadas de oxitocina, también comenzamos a sentir apego y confianza como resultado de este aumento hormonal. (Getty Images)

La depresión puede robar tu deseo sexual y hacerte sentir la más profunda soledad. Y, sin embargo, el sexo no solo puede hacer que te sientas conectado con otra persona, sino que las respuestas físicas y biológicas que nuestros cuerpos tienen al sexo pueden minimizar algunos de los síntomas de la depresión.

Te puede interesar: Sexo oral evita la infidelidad, revela estudio

Y luego está la ansiedad. Cuando sufres ansiedad, te sientes acorralado, perdido y atrapado; No puedo dar ningún paso adelante. El sexo es lo último que tiene en mente … y una vez más, las respuestas físicas y biológicas que nuestros cuerpos tienen al sexo también pueden minimizar esos síntomas.

Es posible que el sexo no sea una cura para todo (¿no sería sorprendente si lo fuera?), Pero hay muchas pruebas para demostrar que el sexo puede tener un impacto positivo en su estado mental, así como en su salud física y mental.

Para explicar esto con más detalle, hablemos sobre lo que ocurre biológicamente dentro de nuestros cuerpos cuando estamos excitados y tenemos relaciones sexuales.

Este proceso comienza antes de tener relaciones sexuales (y continúa durante un tiempo después de tener un orgasmo), que es cómo tener una vida sexual saludable puede afectar sus estados de ánimo, comportamientos y pensamientos.

La excitación provoca actividad en el área de “emociones” de nuestros cerebros

Los estudios de resonancia magnética han demostrado que lo primero que sucede cuando estamos excitados es que hay un aumento en la actividad de la parte del cerebro que controla sus emociones; esto se llama sistema límbico.

Durante esta etapa inicial de excitación, también suceden algunas cosas físicas: nuestra presión arterial y el flujo sanguíneo aumentan, las áreas sensibles de nuestro cuerpo (como los genitales y los senos) se vuelven sensibles y nuestros corazones laten más rápido. En general, la excitación actúa como un interruptor “encendido” para que nuestros cuerpos nos preparen para las relaciones sexuales.

Las relaciones sexuales aumentan nuestra actividad de óxido nítrico, lo que afecta nuestros niveles de ansiedad y depresión.

Cuando se trata de tener relaciones sexuales, suceden muchas cosas complejas en nuestros cuerpos y cerebros a la vez. Junto con el aumento del flujo sanguíneo que ocurre cuando estamos excitados, también hay una oleada de óxido nítrico liberado en nuestros cuerpos mientras tenemos relaciones sexuales.

Las moléculas de óxido nítrico son esenciales en términos de la salud de nuestros vasos sanguíneos porque estas moléculas relajan los músculos internos de los vasos sanguíneos, lo que luego hace que esos vasos se ensanchen. Este aumento en el óxido nítrico explica por qué algunas áreas de nuestros cuerpos están sensibles durante la excitación y las relaciones sexuales, y por qué nuestra piel puede enrojecerse cuando estamos excitados.

Es importante tener en cuenta que algunos de los efectos secundarios de la deficiencia de óxido nítrico (que puede leer más aquí) son irritabilidad, depresión, ansiedad, insomnio y menos energía.

Las personas que luchan con la deficiencia de óxido nítrico a menudo experimentan síntomas de ansiedad y depresión, y lo contrario también es cierto: las personas que tienen una afluencia de óxido nítrico (digamos, al tener relaciones sexuales) pueden minimizar sus síntomas de depresión y ansiedad.

Las relaciones sexuales liberan dopamina y serotonina, los “químicos de equilibrio” en nuestros cerebros.

Una afluencia de óxido nítrico no es lo único que sucede en nuestros cuerpos cuando tenemos relaciones sexuales.

Tener relaciones sexuales también libera algunos otros mensajes de nuestro cerebro a nuestro cuerpo. Estos mensajes se llaman neurotransmisores.

La dopamina es uno de esos neurotransmisores, y juega un papel muy importante en cómo sentimos placer. No solo eso, sino que la dopamina también juega un papel en motivar a nuestros cerebros para que vuelvan a sentir ese placer.

Cuando tenemos relaciones sexuales, nuestros cuerpos propagan el químico de la dopamina a lo largo de las diversas vías principales de nuestros cerebros. Esto sucede durante muchas otras actividades placenteras (no solo el sexo), y como un automóvil que funciona sin problemas hasta que no lo es, es probable que no note que su cuerpo lo está haciendo a menos que haya un problema con la forma en que su cuerpo lleva a cabo esa función.

La deficiencia de dopamina puede estar relacionada con la depresión porque nuestro sistema de dopamina es fundamental para transformar la percepción de que le gusta una recompensa en la motivación para buscarla.

Cualquiera que haya tenido problemas con esta afección puede decirle que la motivación y los incentivos son extremadamente difíciles de encontrar cuando experimenta depresión.

Ahora, hablemos sobre la serotonina porque también hay un influjo en la serotonina cuando tenemos relaciones sexuales. La serotonina y la dopamina afectan muchas de las mismas cosas en nuestros cuerpos, solo que de diferentes maneras. Ambos son igualmente importantes en la regulación de diversas funciones corporales como el sueño, las emociones y el metabolismo.

Los investigadores han estado estudiando y analizando el vínculo entre la serotonina y la depresión durante medio siglo y aunque originalmente se creía que era tan simple como “la baja serotonina causa depresión”, la realidad es mucho más compleja.

En términos simples, la baja serotonina no es una causa directa de depresión clínica (ya que no existe una sola causa y son extremadamente difíciles de identificar debido a nuestros complejos sistemas). Sin embargo, elevar sus niveles de serotonina ha demostrado ser uno de los tratamientos para la depresión más efectivos.

¿Por qué? Porque se sabe que la serotonina ayuda a regular su estado de ánimo, comportamientos sociales, emociones, apetito y digestión, sueño, memoria y deseo sexual. Algunos de los síntomas más prominentes de ansiedad y depresión incluyen sueño errático, mala memoria, emociones difíciles de manejar y cambios de humor que alteran su comportamiento social.

Teniendo en cuenta esta información, tiene mucho sentido que regular algunas de estas funciones corporales (teniendo relaciones sexuales regulares y liberando estos químicos que equilibran las hormonas) ayudaría a disminuir los síntomas de estos problemas específicos de salud mental.

Relaciones sexuales, epinefrina y la sensación de “sentirse vivo”

También tenemos que hablar sobre el químico epinefrina que se libera durante las relaciones sexuales. La epinefrina es una hormona adrenalina. Esta hormona activa nuestro sistema nervioso simpático, lo que te hace sentir ese tipo de euforia “palpitante en el pecho” que sientes cuando sales a correr, a hacerte un nuevo tatuaje o (lo has adivinado) tener relaciones sexuales.

Según Medical News Today, los bajos niveles de epinefrina a menudo pueden provocar síntomas físicos y mentales, como sentirse ansioso o deprimido.

Las 2 grandes “O” s

Las “O” son “orgasmo” y “oxitocina”. Orgasmos que tienes (con suerte) cuando tienes relaciones sexuales. La oxitocina es la hormona que se libera durante el orgasmo.

Conocida como la ‘hormona del amor’, la oxitocina es esa sensación de “vamos a estar juntos para siempre” que juega un papel vital en nuestros clímax placenteros y en cómo se siente nuestro cuerpo después de haber alcanzado el clímax. Obtienes una gran dosis de oxitocina durante un orgasmo, pero esa no es la única vez que aparece la oxitocina. Para las mujeres, la oxitocina también se libera durante el trabajo de parto y durante la lactancia, lo que ayuda a crear ese vínculo maternal entre ella y su bebé recién nacido.

La oxitocina no solo te hace sentir bien, y no se trata solo de sentirte “enamorado”, sino que cuando nuestros cuerpos experimentan oleadas de oxitocina, también comenzamos a sentir apego y confianza como resultado de este aumento hormonal.

De acuerdo con los escaneos PET tomados en el momento del orgasmo, los circuitos de recompensa en nuestros cerebros se iluminan como fuegos artificiales y el centro de razonamiento y comportamiento se apaga temporalmente a medida que avanza en espiral hacia lo que solo puede describirse como felicidad sexual.

Sabiendo lo que sabemos acerca de los trastornos de ansiedad y la facilidad con que las cosas se vuelven a pensar hasta el punto de provocar un ataque de pánico, ese cierre temporal del razonamiento puede ser increíblemente útil para alguien que se siente “atrapado” en su propia mente.

Dado el vínculo entre el orgasmo y la oxitocina (y el vínculo entre la oxitocina y sentirse bien), no es un gran salto considerar el efecto que la oxitocina liberada por el sexo puede tener en alguien que está luchando con un trastorno de ansiedad o depresión.

Con información de Big Think.

LLH