Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Trastorno por atracón: ¿Qué es y cuáles son sus características?

Este trastorno lo padecen alrededor de un 3.5 % de las mujeres y un 2 % de los hombres.
Imagen de archivo (Joe Raedle/Getty Images)

¿Alguna vez has escuchado hablar del trastorno por atracón? Te contamos qué es y cuáles son sus características.

Te recomendamos: ¿Qué es el trastorno por atracón?

El trastorno por atracón se caracteriza por la ingestión de grandes cantidades de alimentos de forma impulsiva en un corto periodo de tiempo.

Las personas con esta alteración comen sin tener apetito varias veces al día, sin embargo, no emplean métodos para liberar el exceso de comida.

De acuerdo con el Manual de Merck de Información Médica General, este trastorno lo padecen alrededor de un 3.5 % de las mujeres y un 2 % de los hombres, y es más frecuente en las personas con mayor peso corporal. Se estima que el 30 % de las personas con obesidad lo tienen.

Las personas con este padecimiento también desarrollan otros trastornos como depresión y ansiedad. De acuerdo con Clelia María García Silva Herrera, doctora en Psicología de la Salud por la Universidad de Guadalajara, el trastorno por atracón está incluido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM, por sus siglas en inglés).

Algunas características de los atracones son:

  • Comer mucho más rápido de lo normal
  • Comer hasta sentirse desagradablemente lleno
  • Ingerir grandes cantidades de comida a pesar de no tener hambre
  • Comer a solas por sentimientos de vergüenza
  • Sentirse disgustado, deprimido o culpable después de comer

Para diagnosticar esta alteración, los especialistas deben realizar un examen físico, análisis de sangre y orina. También se basan en la referencia de alimentación que otorgue el paciente y una evaluación psicológica.

Como parte del tratamiento para las personas con este padecimiento, está el seguimiento de programas convencionales de reducción de peso corporal basados en técnicas conductuales, aunque los especialistas también acuden a los fármacos, como la prescripción de sibutramina, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, entre otros.