SALUD

¿Por qué ciertas cosas nos provocan risa?

Abordamos la risa desde la fisiología y la teoría

Somos distintos hasta para lo que nos causa risa. Algunos disfrutan el humor blanco, otras personas más ácidas prefieren el llamado humor negro, también hay quien prefiere los chistes colorados. ¿Por qué nos reímos? y ¿por qué nos producen risa distintas cosas? Las respuestas a estas preguntas, a continuación.

Te recomendamos: ¿Cuándo es el Día Mundial de la Risa y cuáles son los beneficios de unas buenas carcajadas?

Por principio de cuentas podemos decir que lo que nos da risa es lo inesperado, la incongruencia sorpresiva, según explica el doctor Manuel Arias Gómez, coordinador del Grupo de Estudio de Humanidades e Historia de la Sociedad Española de Neurología (SEN) a EFE Salud.

“Cuando en lugar de la racionalidad cognitiva que nuestro cerebro espera percibir, lo realmente percibido es una incongruencia, se origina una controversia que, al ser detectada por el cerebro, éste se auto-recompensa. Y lo hace liberando dopamina, un neurotransmisor que nos produce sensación placentera. Es decir, el humor está íntimamente ligado al sistema de la recompensa que también se activa con la comida, el sexo, las relaciones sociales y en las adicciones”, detalla el doctor Arias Gómez.

La risa tiene un componente fisiológico y otro cognitivo. Sabemos del factor fisiológico porque todo parece indicar que reír es algo innato de nuestra especie. Los bebés ya esbozan sonrisas desde las primeras cinco semanas de vida; mientras que sordos y ciegos también se echan sus carcajadas aunque nunca las hayan oído o visto.

Por otro lado, las diferencias en lo que nos provoca risa vienen de lo cognitivo, explica el doctor Marcos Llanero Luque, coordinador del Grupo de Estudio de Neurogeriatría de la SEN a EFE Salud.

“El humor está íntimamente ligado al desarrollo cognitivo; por eso, las personas de edades distintas se ríen de cosas distintas. También está relacionado con la época y la cultura en la que vivamos y, por supuesto, con el carácter de cada individuo en particular. Además, las técnicas de neuroimagen también han visto que hombre y mujeres tienen distintas formas de procesar el sentido del humor”, explica Llanero Luque.

Además, parece haber factores neurológicos en la diferencia del humor de hombres y mujeres.

“Investigaciones de Richard Wiseman llegaron a señalar que las mujeres se ríen más y disfrutan más del humor porque la risa activa más en ellas dos áreas concretas del cerebro: las del lenguaje y las de memoria a corto plazo que, a su vez, tiene que ver con la forma en la que se gestionan las emociones. También señalaron que la inteligencia fluida y la capacidad creativa son capacidades que nos ayudan a tener un mayor sentido del humor”, dice el experto de la SEN.

Asimismo hay diferentes tipos de risa. El investigador Paul Ekman habla de un total de 16 tipos de risas y sonrisas; mientras que el neurólogo Guillaume Duchenne diferenció la risa verdadera de la falsa. El secreto está en la contracción de los músculos alrededor de los ojos, seña de que la carcajada es auténtica.

La risa en teoría

Si desde el punto de vista biológico la risa parece un asunto complejo, desde la teoría lo es aún más, tal como lo explica Eduardo Jáuregui, Profesor de la Universidad de Saint Louis, quien asegura en El Mundo que la risa sigue siendo uno de los sentimientos más elusivos hasta el día de hoy.

Y es que hay quien encuentra hilarante el tropezón de un persona, mientras que otros ríen con situaciones irónicas y juegos de palabras. En este contexto, Jáuregui agrupa las situaciones que provocan risa en cuatro escuelas del humor.

Agresión: el investigador encuentra las raíces de la identificación de esta escuela en los filósofos griegos Platón y Aristóteles, y luego por Thomas Hobbes. Resulta que nos reímos al detectar los errores, vicios, derrotas o desventuras de los demás, al sentirnos repentinamente superiores por comparación. Las caricaturas y el llamado humor físico son parte de esta tendencia.

Incongruencia: muy de la mano de los hallazgos fisiológicos previamente mencionados. Cuando el sentido del humor detecta una relación sorprendente o inesperada entre dos elementos opuestos o dispares.

Catarsis: también existe la risa como descarga emocional que permite al cuerpo eliminar una excitación superflua o reprimida ante ciertos temas tabú. El primero en observar este tipo de humor relacionado con la reproducción, sobre todo, en una tendencia por encubrir el acto por medio eufemismos y dobles sentidos; por ejemplo, “echar un polvo”, “ponerle Jorge al niño” o “darle duro contra el muro”.

Juego: de acuerdo con Jáuregui, hay humor que en cierta forma es extensión del juego, es decir, “señales humorísticas” (cambios en la entonación, pausas, secuencias rítmicas, incongruencias) que apuntan a que no se está tratando un asunto serio.

Vía EFE Salud y El Mundo