Los tipos de corte ideales para preparar carne molida

Y tú ¿sueles fijarte con que corte está hecha la carne molida que compras en el supermercado?
Imagen de archivo (Pixabay).

Elegir el tipo de corte adecuado es básico para obtener una carne molida de buena calidad.

Te recomendamos: Así puedes preparar albóndigas caseras en salsa chipotle de forma sencilla

Cuando compramos carne molida en el supermercado (casi siempre viene empacada en platos de unicel cubiertos con plástico) rara vez nos fijamos con qué tipo de carne fue hecha, lo que pone en entredicho su calidad y sabor.

Te decimos cuáles son los cortes ideales para preparar carne molida, y los tengas presentes cuando vayas a la carnicería:

Nuca y omóplato

La carne de esta parte de la nuca tiene mucho sabor y al tener mucho tejido es perfecta para preparar hamburguesas o estofados. Se caracteriza por ser muy jugosa y tener la cantidad de grasa adecuada para los platillos.

Costillar

Es de los mejores cortes para moler, gracias a la cantidad de grasa que contiene y por ser muy blanda. Suele resistir bien al calor, por lo que se presta para hacer rellenos y picadillos.

Falda

Se ubica en el diafragma de la vaca, aunque tiene mucho sabor no es recomendable para cocinar durante tiempos prolongados (como en rellenos y estofados) pues se cuece muy rápido; en cambio se recomienda mucho para hamburguesas.

Lomo

Es un corte muy preciado pues está repleto de sabor y tiene la cantidad justa de grasa. Con ella podrás hacer cualquier platillo que requiera carne molida pues resiste bien las altas temperaturas.