Inicio  /  Historias
SALUD

¿Cómo funciona un termómetro infrarrojo y cómo debes usarlo?

Te explicamos el funcionamiento y uso correcto de un termómetro infrarrojo

Es parte esencial de la nueva normalidad: al entrar a un establecimiento, ciertos medios de transporte y algunos lugares cerrados, alguien nos apunta con un termómetro infrarrojo que verifica que nuestra temperatura sea adecuada, lejos de la fiebre asociada al coronavirus. ¿Pero cómo funcionan los termómetros infrarrojos? ¿Y cómo es su uso correcto?

Te recomendamos: ¿Los termómetros infrarrojos causan daño a tus ojos y neuronas?

Hay quien dice que parecen salidos de una película de ciencia ficción, pero la tecnología detrás de ellos está lejos de ser de otro mundo. Popularizados por la pandemia de coronavirus, los termómetros infrarrojos son un instrumento común en la medicina desde hace tiempo.

Con un mecanismo semejante al de una cámara infrarroja, un termómetro de este tipo permite a un sensor calcular la termperatura de nuestro cuerpo. Lejos de las noticias falsas donde se asegura que emiten radiación, estos termómetros por el contrario leen e interpretan la radiación infrarroja que emite el cuerpo.

Según los fabricantes, la mayoría de estos aparatos tienen un margen de error de .3 grados centígrados, por lo que su uso es viable para prevenir que alguien con fiebre ingrese al supermercado, pero no serían lo más óptimo para seguir el curso de la enfermedad de un paciente en casa.

El termómetro infrarrojo es rápido y seguro. (Imagen: Cuartoscuro)

Las grandes ventajas que ofrece para su uso en el espacio público son la rapidez y la distancia, pues en un solo segundo se puede conocer la temperatura aproximada de una persona sin tener que tocarla, lo que es magnífico para impedir contagios.

Termómetros de este tipo los hay para uso médico, pero también se usan, por ejemplo, en la industria de la construcción y en la ingeniería; estos termómetros suelen ser de carcasa amarilla y no sirven para uso médico. Mientras un termómetro está calibrado para calcular la temperatura corporal, los otros están calibrados para conocer la temperatura de una superficie.

De ahí que varios usuarios hagan bromas en redes sociales por las ocasiones en que han detectado el uso erróneo de termómetros industriales en el espacio público. Por lo general, estos aparatos arrojan temperaturas más bajas, como si la persona tuviera una severa hipotermia, aunque esté sana.

Uso adecuado de un termómetro infrarrojo

Es preferible usarlo a la sombra, pues mucha luz solar puede afectar la medición. Así mismo, si la persona en efecto tiene fiebre, es posible que el resultado sea ligeramente más bajo que la temperatura real.

Además de la luz solar, el resultado puede no ser el correcto si la persona viene de una temperatura exterior muy superior al lugar donde se encontra, por lo que tendría que esperar un par de minutos antes de hacerse la prueba.

Otro detalle importante que recomiendan los fabricantes es solo apuntar a la frente. El aparato no está calibrado para medir la temperatura de otras partes del cuerpo. Estas recomendaciones para el correcto uso pueden variar entre cada marca y modelo, por lo que es importante consultar el manual anexo a cada aparato.

¿Qué son los rayos infrarrojos?

Los rayos infrarrojos son una clase de luz que nuestros ojos no pueden ver. La luz visible para el ojo humano representa una porción más bien pequeña del espectro electromagnético.

Por ejemplo, el Sol emite luz ultravioleta cuyos efectos son dañinos a largo plazo en la piel, pero que no vemos a simple vista. Lo mismo se puede decir de los rayos X que permiten tomar fotografías del interior del cuerpo pero que está más allá de lo que perciben los ojos.

Así mismo, los microondas domésticos, como su nombre lo indica, calientan el agua de los alimentos con unos rayos de una onda muy lejana al espectro visible para los humanos. Y más allá de las microondas estarían las ondas de radio. Los rayos infrarrojos estarían en medio de la luz visible y los rayos de microonda.

Los rayos infrarrojos están presentes en aparatos de la vida cotidiana como los controles remoto y no representan ningún peligro para la salud.