Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Telescopio Hubble capta impresionante foto de una galaxia con dos supernovas

El Telescopio Espacial Hubble captó una espectacular fotografía de la galaxia NGC 5861 con dos supernovas.
La galaxia NGC 5861 captada por el telescopio espacial Hubble. (ESA / CC)

El Telescopio Espacial Hubble nos regaló una maravillosa fotografía para celebrar su 30 aniversario. En ella se puede apreciar la majestuosa galaxia espiral NGC 5861 en la Constelación de Libra. Esta galaxia es tan especial porque tiene, entre sus millones de estrellas, dos supernovas.

Te recomendamos: ¿La NASA realmente detectó posible evidencia de un universo paralelo?

Las supernovas son eventos estelares únicos que suceden cuando una estrella masiva está llegando al final de su vida o cuando una enana blanca entra en una cadena de fusión nuclear. Cuando esto ocurre, se desata un evento astronómico de enorme escala en forma de una poderosa y luminosa explosión estelar. La estrella que estalla desaparece por completo después de convertirse en supernova o se transforma en un agujero negro. Una sola supernova puede brillar más que una galaxia entera y el brillo de su explosión puede prolongarse por semanas o, incluso, meses.

La galaxia NGC 5861 reconstruida en el archivo PanSTARRS-1. (Wikimedia / CC)

Por la magnitud de estos eventos cósmicos es sumamente raro encontrar dos supernovas en la misma imagen de una galaxia. Pero Hubble sabe exactamente cómo maravillarnos…

La galaxia NGC 5861 es una galaxia clasificada como galaxia espiral intermedia según la morfología astronómica. Así lo explica la Agencia Espacial Europea:

“NGC 5861 es una galaxia espiral intermedia. Los astrónomos clasifican la mayoría de las galaxias por su morfología. Por ejemplo, la Vía Láctea es una galaxia espiral barrada. Una galaxia espiral intermedia tiene una forma situada entre la de una galaxia espiral barrada (una que parece tener una estructura central en forma de barra) y la de una galaxia espiral sin barra (una sin barra central).”

La galaxia NGC 5861 captada por el telescopio espacial Hubble. (Wikimedia / CC)

Las dos supernovas que se alcanzan a observar en esta galaxia son la supernova SN1971D y la supernova SN2017erp. A pesar de su enorme alcance, estas dos supernovas no son, ni de cerca, las más poderosas jamás observadas. Como bien observa la página de la Agencia Espacial Europea, la más brillante supernova que ha sido percibida por la humanidad pudo ser vista en China, Japón, Irak, Egipto, y en Europa Continental entre el 30 de abril y el 1 de mayo en el año 1006 D.C. Las supernovas, como pueden ver, han convivido, desde hace milenios, con la vida en la tierra.

El célebre astrónomo y médico de origen egipcio Ali ibn Ridwan describió así ese maravilloso fenómeno que ocurrió hace más de mil años:

“El espectáculo fue un cuerpo circular amplio, de 2 ⅓ a 3 veces más grande que Venus. El cielo estaba brillando por su luz. La intensidad de la luz era la de un poco más de un cuarto de la luz de la luna.”

Imagen de los remanentes de la supernova SN 1006. La imagen muestra gases calentados a millones de grados (rojo y verde) y electrones de alta energía (azul). Una de las más importantes supernovas observadas en la tierra entre abril y mayo del año 1006 D.C. (Wikimedia / CC)

Muchos astrónomos y sabios del momento vieron este fenómeno como un presagio funesto, algunos otros como los monjes de la Abadía de San Gall, se limitaron a describir y situar el fenómeno:

“De una manera maravillosa, el fenómeno a veces se contractaba, a veces era difuso y, por momentos, se extinguía… Así se observó por tres meses en los más lejanos límites del sur, más allá de las constelaciones que pueden verse en el cielo.”

Con esta majestuosa fotografía, el Telescopio Espacial Hubble celebra treinta años de importantes descubrimientos científicos. El Hubble ha rastreado los caminos de la materia oscura en el universo; ha explorado el crecimiento de las galaxias; ha encontrado exoplanetas similares al nuestro; ha descubierto la presencia extensa de agujeros negros en las galaxias; ha rastreado la evolución en asteroides y la presencia de objetos helados en el cinturón de Kuiper; ha observado ecos de luz, la muerte y el nacimiento de las estrellas y cómo las galaxias se juntan en años de baile cósmico.

Por tanto y por lo que seguirá dando en los siguientes años, le debemos mucho a este maravilloso instrumento de observación astronómico.