Sustancia psicodélica cura drogadicción, depresión y ansiedad: estudio

Psicodélicos Depresión Ansiedad Drogadicción Cura Roland Griffiths

Hongos. (Foto: Lopez Castillo Franco/YouTube)

Científicos de la Universidad Johns Hopkins y de la Universidad de Nueva York descubrieron una dosis de psilocibina, el compuesto psicoactivo de los hongos alucinógenos, que disminuye la depresión y la ansiedad, de acuerdo con información de Scientific American.

Esta fue María Sabina: señora de los hongos y ¿objeto de investigación?

Son famosas la investigaciones que se hicieron con psicodélicos durante los setenta. Por ejemplo, Timothy Leary, profesor de Hardvard y uno de los principales promotores del LSD. La sustancia estuvo en boga entre los jóvenes inmersos en la contracultura de la época. Sin embargo este tipo de estudios se detuvieron cuando se implementaron duras políticas en contra de las drogas.

Fue hasta 1999 cuando Roland Griffiths de la Universidad Johns Hopkins analizó las propiedades de la psilocibina. A diferencia de Leary, Griffiths no es un chamán ni un showman, sino un farmacólogo clínico serio con más de 300 estudios que van desde el café hasta la ketamina.

El interés de Griffiths por los estados alterados de conciencia inició gracias a su incursión en la técnica de meditación de atención plena o mindfulness. Además, el testimonio de los voluntarios tratados con psilocibina, enfocó su interés en esta sustancia. Quienes participaron en el “viaje psicodélico” lo consideraron como “una de las experiencias más importantes de sus vidas”.

De acuerdo con el científico, la psilocibina tiene potencial para curar la drogadicción, el alcoholismo, la depresión e incluso el trastorno por estrés postraumático.

En un estudio publicado en The Journal of Psychopharmacology, hecho en conjunto con Stephen Ross, director clínico del Centro de Excelencia en la Adicción de NYU Langone, aplicado a 80 pacientes que padecen un estado avanzado de cáncer, se reportó un alivio significativo de depresión y ansiedad en tres cuartas partes de los participantes.

“No es que todo el mundo salga de ella [la terapia con psilocibina] y diga: ‘Oh, ahora creo en la vida después de la muerte’. No es necesario que ese sea el caso. Pero la experiencia de la psilocibina permite un sentido de significado más profundo y la comprensión de que en un panorama más amplio todo está bien y que no hay nada que temer”, comentó Roland Griffiths en entrevista con Scientific American.

Según el investigador, los mejores resultados los obtuvieron con dosis mayores.

“La dosis mayor creó una respuesta mucho mayor que la dosis más baja. También encontramos que la ocurrencia de experiencias de tipo místico está positivamente correlacionada con resultados positivos”.

Griffiths tiene una explicación para los resultados de la psilocibina:

“Las personas que han tomado psilocibina parecen tener más confianza en su capacidad para cambiar su propio comportamiento y para controlar sus adicciones. Antes de esta experiencia, muy a menudo el individuo siente que no tiene libertad en relación a su adicción, que están enganchados y no tienen la capacidad de cambiar”.

Con información de Scientific American

CARGANDO...