Síntomas de la influenza: ¿Cuáles son y cómo prevenir un contagio?

La influenza es una de las enfermedades respiratorias más comunes en México. A continuación te presentamos sus síntomas más recurrentes.
La meta del Seguro Social, es aplicar al 31 de diciembre de este año, 14.4 millones de vacunas.(Foto: Cuartoscuro, archivo)

La influenza es una de las enfermedades respiratorias más comunes en México y suele presentarse con mayor frecuencia en ciertas temporadas del año. A continuación enlistaremos cuáles son sus síntomas y te diremos cómo puedes prevenir un contagio.

Te recomendamos: Diferencias y similitudes entre el coronavirus y la influenza

Debido a que la influenza puede confundirse con otros padecimientos como con el virus  del SARS-CoV-2, es de vital importancia conocer los síntomas de esta enfermedad y acudir a la brevedad con un especialista en caso de padecer un contagio.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza?

Una vez que se contrae la influenza, el organismo puede presentar distintas reacciones ante el virus. Aunque algunas personas podrían manifestar una infección leve, otras podrían correr el riesgo de morir.

Los síntomas más comunes de la influenza son:

  • Fiebre
  • Sensación de escalofríos o cuerpo cortado
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Secreción o congestión nasal
  • Dolores musculares o corporales
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga (cansancio)
  • Vómitos y diarrea, aunque esto es más común en algunas personas y niños

La influenza suele presentarse tras 5 días de haber contraído el virus, pues su proceso de incubación en el cuerpo humano es de 1 a 3 días.  Aunque no todas las personas pueden padecer fiebre, este padecimiento es regular en adultos, personas mayores y niños.

¿Cómo prevenir un contagio de influenza?

El virus de la influenza puede combatirse y existen formas de prevenir un contagio. Una de ellas es aplicarse la vacuna contra esta enfermedad mientras que otras medidas son:

  • Evitar el contacto cercano en temporadas de influenza y alejarse de personas contagiadas
  • Quedarse en casa si es que se contrae el virus
  • Cubrirse la nariz y boca en lugares concurridos
  • Lavarse constantemente las manos y usar productos desinfectantes en áreas de uso común
  • Evitar tocarse los ojos, nariz y boca con las manos sucias o si se está en un lugar concurrido como lo es el transporte público
  • Practicar buenos hábitos de salud como una buena alimentación, un buen descanso y ejercicio
  • Fortalecer el sistema inmune con una alimentación balanceada
  • Acudir con un médico o especialista en caso de sospechas graves de que se padezca la enfermedad

¿Qué diferencias existen entre la influenza y un resfriado común?

En un resfriado los síntomas de contagio se presentarán de forma gradual, pero en la influenza lo harán de forma repentina. La fiebre, incomodidad en el pecho y el dolor de cabeza serán poco frecuentes si se trata de una gripe común, pero en la influenza serán padecimientos habituales.

Los escalofríos pueden ser el síntoma más frecuente para detectar la diferencia entre la gripe y la influenza, pues en el resfriado son poco comunes y en la influenza se presentan con frecuencia.

También cabe señalar que al contraer H1N1 no es habitual que se presenten molestias como estornudos, nariz tapada o dolor de garganta, mientras que en un resfriado son de las manifestaciones más frecuentes de la enfermedad.

En resumen, si se contrae influenza habrá fiebre, dolores musculares, escalofríos, fatiga y sensación de debilidad, incomodidad en el pecho, tos y dolores de cabeza fuertes.

La influenza es menos letal que otras enfermedades como el Covid-19, sin embargo también supone un duro golpe a la salud que puede ocasionar la muerte si es no se trata de forma adecuada o se subestima su presencia en el cuerpo humano.

Signos de alerta para la influenza

En niños, recibir atención médica contra la influenza es primordial cuando haya:

  • Respiración acelerada o problemas para respirar
  • Coloración azulada en los labios o el rostro
  • Se expande la caja torácica al respirar
  • Dolor de pecho
  • Dolor muscular intenso (el niño se rehusa a caminar)
  • Deshidratación (no orina por 8 horas, tiene la boca seca y al llorar no tiene lágrimas)
  • No está alerta ni interactúa cuando está despierto
  • Convulsiones
  • Fiebre por encima de los 104 °F
  • En el caso de niños menores de 12 semanas, cualquier cuadro febril
  • Fiebre o tos que mejora pero reincide o empeora
  • Agravamiento de las afecciones crónicas

Mientras que en adultos los síntomas crónicos y de urgencia médica son:

  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Dolor o presión constante en el pecho o abdomen
  • Mareos persistentes, confusión, dificultad para despertarse
  • Convulsiones
  • No orina
  • Dolor muscular intenso
  • Debilidad o inestabilidad intensa
  • Fiebre o tos que mejora pero reincide o empeora
  • Agravamiento de las afecciones crónicas