Inicio  /  Historias
SALUD

¿Es seguro practicar sexo en el embarazo?

Puede que tu interés en el sexo haya aumentado o decaído durante el embarazo, pero este tema provoca muchas dudas y situaciones nuevas, así que aquí te contaremos un poco de lo que necesitas saber sobre el sexo en el embarazo.

Para empezar, hay que mencionar que es seguro tener sexo en el embarazo, a menos que tu médico indique lo contrario, y hacerlo no lastimará al bebé. Ni un pene ni un juguete sexual puede penetrar más allá de la vagina y no hay forma de que el bebé pueda saber qué está pasando, pues está protegido por el líquido amniótico y por los fuertes músculos del útero.

Sexo en el embarazo, lo que debes saber

Entre las cosas que más se preguntan las personas cuando están embarazadas, saber si el sexo en el embarazo puede provocar un aborto espontáneo es de las más comunes. La respuesta a esto es que no, pues la mayoría de los abortos espontáneos ocurren porque el feto no se está desarrollando normalmente y no por practicar el sexo.

Por otra parte, no hay una posición para el sexo en el embarazo que sea la mejor, porque en general, todas son seguras, mientras los participantes estén cómodos. El sexo oral también es seguro durante el embarazo. Ahora, es igual de importante usar protección, como condones o barreras de látex, según sea el caso, pues tener una infección de transmisión sexual durante el embarazo puede causar serios problemas de salud tanto para la persona embarazada, como para el bebé. 

Debes evitar todas las formas de sexo (vaginal, oral y anal) si tu pareja tiene una infección de transmisión sexual y usar un condón si no estás en una relación mutuamente monógama o decides tener relaciones sexuales con una nueva pareja durante el embarazo.

Por último, estas son algunas de las condiciones en las que debes evitar el sexo en el embarazo:

  • Presentas sangrado vaginal inexplicable
  • Estás perdiendo líquido amniótico
  • Tu cuello uterino comienza a abrirse prematuramente (incompetencia cervical)
  • La placenta cubre parcial o completamente tu abertura cervical (placenta previa)
  • Tienes antecedentes de trabajo de parto prematuro o nacimiento prematuro