Señales de que puedes tener parásitos en tu cuerpo

(AP Photo/Sang Tan)

El cuerpo humano es todo un universo en sí mismo que alberga miles de millones de organismos microscópicos, pero hay algunos que no son tan bienvenidos como otros.

Tal es el caso de los parásitos, pequeños organismos que se alimentan de otros organismos de distinta especie, y que viven en ellos, como en los intestinos de tu cuerpo, el organismo huésped.

También se les puede decir gusanos, y los más comunes son Giardia duodenalis, Cryptosporidium parvum, Cyclospora cayetanensis, Toxoplasma gondii, Trichinella spiralis, Taenia saginata (gusano plano de carne de res) y Taenia solium (gusano plano de carne de cerdo)

Tener parásitos intestinales es algo que le puede pasar a cualquiera y es bastante común. Por lo general, el parásito entra al organismo cuando comes carne cruda o tomas agua contaminada, así como frutas y verduras que no fueron lavadas.

También es fácil que alguien te pase sus parásitos si esa persona no acostumbra lavarse las manos y hace contacto contigo. Lo mismo ocurre si acaricias un animal o si caminas descalzo en piso sucio.

Una vez en tu organismo, los parásitos pueden causar una gran variedad problemas. Por ejemplo, pueden consumir tus alimentos, dejándote con hambre después de una comida. Hay parásitos que se alimentan de glóbulos rojos, lo que puede provocar anemia. También hay aquellos que dejan huevos, afectando tu estado de ánimo, entre otros malestares.

¿Cómo saber si tienes parásitos? La doctora Amy Myers comparte estas 10 señales. En caso de detectarlas, será mejor que acudas a tu médico para que te evalúe:

  • No puedes explicarte por qué tienes estreñimiento, diarrea, gases u otros síntomas del síndrome del intestino irritable.
  • Tomaste un viaje internacional y recuerdas haber tenido diarrea de viajero mientras estuviste en el extranjero.
  • Tienes un historial de intoxicación alimentaria y tu digestión no ha sido la misma desde entonces.
  • Tienes problemas para quedarte dormido o te despiertas varias veces durante la noche.
  • Presentas irritaciones en la piel o erupciones inexplicables de urticaria, rosácea o eczema.
  • Aprietas los dientes mientras duermes.
  • Tienes dolor en los músculos o articulaciones.
  • Experimentas fatiga, agotamiento, depresión o sentimientos frecuentes de apatía.
  • Nunca te sientes satisfecho o lleno después de tus comidas.
  • Te han diagnosticado anemia por deficiencia de hierro.

Una vez que acudas al médico, el paso a seguir es que se realicen unos análisis para identificar al tipo de parásito que tienes y proceder con los medicamentos adecuados. ¡No te automediques y consulta a tu doctor!