Semarnat busca transformar todos los basureros del país en plantas de composta

(AP Photo/Marco Ugarte)

El problema de la basura en México ha llegado a tal magnitud que ya no se puede esconder en uno de los tantos tiraderos clandestinos. Cada año, los mexicanos generamos 44 millones de toneladas de basura. En diez años se estima que esta figura llegue a las 65 millones de toneladas.

En 2025 el mar tendrá una tonelada de basura por cada tres de peces

De toda esta basura, solamente estamos reciclando el 5%, mientras que el resto del 95% termina enterrada en los 238 rellenos sanitarios del país, o en los 1643 tiraderos a cielo abierto (sin contar a los incontables tiraderos clandestinos, incluyendo zonas forestales, ríos y lagos).

En la actualidad, en estos tiraderos se depositan y acumulan los residuos sin ningún control técnico, sanitario ni operativo. Esto desemboca en zonas de alta contaminación que amenazan la salud de los pobladores de las comunidades aledañas.

En la presentación del programa ‘Visión Nacional hacia una Gestión Sustentable: Cero residuos’, Josefa González Blanco dijo en conferencia de prensa:

México no puede esperar más para dar atención urgente y oportuna a la cadena de problemas que la mala disposición de residuos sólidos urbanos genera. El desarrollo social y económico del país a través de la producción y consumo de bienes y servicios obliga a generar más residuos que no se gestionan adecuadamente.

Para atender este problema, la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) propuso este programa que buscar eliminar los basureros para transformarlos en “bancos de materiales”, “bancos de alimentos”, “plantas de composta” y plantas para “generación de energía”.

Para alcanzar este fin, el gobierno federal invita a la iniciativa privada, creando incentivos para que empresas inviertan en la adquisición de tecnología especializada como pueden ser “biodigestores, quemadores de biomasa y de otros residuos, así como de recuperación de gases de metano”.

La señora González Blanco recurrió al tiradero de Las Matas como ejemplo de su proyecto:

Cuando he estado en Las Matas, durante estos meses, percibo un abandono, un olvido, una gran negligencia donde día a día, poco a poco nos vamos contaminando. Sus lixiviados se filtran en nuestros suelos y se van a nuestro mantos freáticos, corren por nuestras aguas envenenando nuestros ríos y nuestros pozos, el agua que tomamos y que alimenta a nuestras familias.

Al igual que gobiernos anteriores, la administración de Andrés Manuel López Obrador busca priorizar la prevención y minimización de residuos, pero colocando el énfasis en un modelo de negocio sustentable, es decir, aumentando la capacidad de valorización de la basura y fomentando el reciclaje. También se busca corregir la mala disposición final de residuos, y “establecer un órgano de inspección y vigilancia efectivo”.

No solamente clausuramos el basurero, sino que lo transformaremos en un sitio simbólico para el país. Será sellado por una capa que protegerá de la contaminación, al igual que en México nuestro Presidente pone un sello protector de legalidad al abuso, la negligencia y el abandono que hemos sufrido por tantos años.

El programa de la Semarnat también busca “dignificar a los pepenadores” y “fortalecer la recolección segregada por tipo de residuo y material, a fin de prevenir y minimizar los impactos a la salud y al medio ambiente”. Para alcanzar esta meta, se brindará “capacitación y servicio a poblaciones aisladas y con pocos habitantes” mediante la “formación de cooperativas y grupos de trabajo, para colaborar en la recolección, acopio y manejo de residuos.”

Plumas Atómicas

Creemos que el periodismo de investigación es una arma de discusión masiva.

CARGANDO...