Se cerró el agujero más grande en la capa de ozono del Ártico

La desaparición de este agujero no está relacionada con el confinamiento social por el coronavirus, aseguran los expertos.
(twitter.com/CopernicusECMWF).

Científicos detectaron que se cerró el agujero en la capa de ozono más grande en la historia del Ártico.

Te recomendamos: Cada década la capa de ozono logra recuperarse entre 1 y 3%, revela estudio

A finales de la semana pasada, científicos del Servicio de Monitoreo Atmosférico de Copérnico (CAMS), informaron que el agujero inusual que fue detectado en el ozono del Ártico se había cerrado.

Este agujero, el más grande jamás registrado, se había formado esta primavera en el Ártico. Fue catalogado como “bastante inusual”, pues no fue provocado por la actividad humana sino por un vórtice polar ártico especialmente fuerte.

Tenía casi una década (primavera del 2011) que no se observaba un agotamiento químico de estas características en el ozono del Ártico.

“El agujero de ozono sin precedentes del Hemisferio Norte en 2020 ha llegado a su fin. El vórtice polar se ha dividido, permitiendo la irrupción de aire rico en ozono en el Ártico”

… afirmó el CAMS en su cuenta de Twitter.

 

De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional estadounidense, un vórtice polar es un área grande de aire frío y baja presión que rodea los polos de la Tierra. Aunque siempre están presentes, suelen fortalecerse en invierno y debilitarse en verano.

La presencia de cadenas montañosas que perturban el clima y la tierra cercana hacen que el vórtice polar del Ártico sea más débil, señaló el CAMS.

En la desaparición de este agujero, dicen los expertos, nada tuvo que ver el confinamiento social por el coronavirus SARS-CoV-2.

“Ha sido impulsado por un vórtice polar inusualmente fuerte y de larga vida, y no está relacionado con los cambios en la calidad del aire”.

 

 

Con información de Copernicus y Europa Press