Inicio  /  Historias
SALUD

¡Placer de juventud! Ellas nos revelan sus relatos de sexo más hot

Las mujeres jóvenes están en todo derecho de explorar su sexualidad. Claro que cada acto que lleven en la intimidad debe ser consensuado tanto por ella como por su pareja y es que, después de cumplir su mayoría de edad, consideran que es el momento perfecto para explorar su cuerpo y las sensaciones que pudiera llegar a sentir.

Muchas de esas jovencitas aprovechan las redes sociales y blogs para compartir sus gratas experiencias, así que decidimos retomar las mejores para que tu lectura del día de hoy sea lo más erótica posible.

Relatos de sexo de jovencitas

Aquí los mejores relatos de sexo de jovencitas:

Cursábamos el mismo grado de universidad, y aunque ambos éramos jóvenes, aseguramos haber visto lo suficiente para poder llevarlo a cabo en una sesión de intimidad. Fue un día saliendo de la última clase de literatura que decidimos ir a “estudiar” a casa de él. Cuando llegamos no había nadie así que, no teníamos porqué esperar y comenzamos con los besos, las caricias fuertes y los apretones (los más excitantes). Nos fuimos a su cama y continuamos con el desenfreno. Tuvimos sexo como si no hubiera un mañana. Puedo asegurar que fue el mejor orgasmo de mi vida y él también.

-Ana, 24 años

Estaba en prácticas en el hospital. Las horas ahí eran eternas y no había tiempo para algo que no fuera comer o tomar agua, mucho menos para salir y tener sexo. No era la primera vez que me imaginaba en los brazos de aquel doctor experimentado y estaba segura de que él también me veía de una forma en particular. Un día de enloquecimiento total me atreví a pedir su número, le envié un mensaje citándolo en uno de los pasillos del hospital para platicar; en cuanto supo que era yo, aceptó. No tuve que decirle nada más para que me invitara a su consultorio. Tuvimos el mejor sexo de ese hospital. Me besó, acarició y me estrujó por todo su escritorio. Qué placer…

-Sara, 26 años

El primo de mi mejor amiga siempre ha sido brutalmente guapo. Nos conocemos desde que éramos pequeños y siempre ha existido esa tensión sexual. Después de un intercambio caliente de mensajes, por fin decidimos dejarnos de cosas y acordamos quedar en mi casa. Llegó con un aspecto romántico, pues trajo una botella de vino. Pensé, “es diez años mayor que yo, seguro sabe lo que hace”. Bastó una copa para terminar desvestidos en el sillón. Nunca hubiera imaginado que se puede tener un orgasmo con el sexo oral. Desde ese día nos vemos una vez cada dos semanas y repetimos el placentero encuentro.

-Isabel, 24 años

Estos y más relatos de sexo puedes encontrar en Internet. ¿Te atreverías a escribir alguno?