Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

¿Existe una relación entre el halo solar y los sismos? ¿Por qué ocurre este fenómeno?

La mañana del 23 de junio, durante el sismo, usuarios de redes sociales fotografiaron un halo solar en el cielo
Halo Solar: ¿qué es?, ¿tiene alguna relación con los sismos? (Foto: @CerebrosG/Twitter)

En la mañana del 23 de junio de 2020 aconteció un sismo con epicentro en Bahías de Huatulco, Oaxaca, que se sintió en varios estados del país. Simultáneamente, apareció un brillante halo solar, fotografiado por varios usuarios de redes sociales. A continuación te explicamos qué ocasiona este fenómeno natural.

Te recomendamos: Sismo magnitud 7.5 se siente en varios estados del país; suman 2 muertos

Múltiples internautas se dieron a la tarea de captar en fotos el halo solar. Las imágenes del extraño fenómeno ahora circulan por redes sociales.

Cabe señalar que el halo no solo se observó en la CDMX, sino también en otras partes del país.

Hay quienes señalan que la aparición de estos fenómenos celestes tienen relación con los sismos o que son presagios de desastres aún mayores, como el fin del mundo. Nada más alejado de la realidad; de hecho, los halos solares se producen por condiciones meteorológicas específicas.

Este fenómeno óptico meteorológico acontece en zonas donde se desarrollan tormentas o hay mal tiempo, o en zonas templadas cuando el aire atmosférico posee ligeras nubes cristalizadas por el frío (casi siempre nubes del tipo cirrus), como pudo ser el caso del centro de México en la mañana del 23 de junio.

Independientemente del caso, los halos son causados por partículas de hielo en suspensión en la troposfera que refractan la luz generando un espectro de colores alrededor de la Luna o el Sol.

Precisamente, por tratarse de una refracción de la luz, los halos tienen una apariencia muy similar a los arcoriris, es decir, brillan de distintos colores.

Además, cabe señalar que no es recomendable observar directamente los halos de tipo solar, como el que se observó la mañana del 23 de junio, ya que la radiación solar general y su composición de rayos ultravioleta traspasan la capa de ozono y producen daño al tejido ocular.