Inicio  /  Historias
ECONOMíA

Reconstruyendo el colapso del Dow Jones

Después de una semana de altibajos, el Dow Jones pierde más de mil puntos por temor a que la Fed recrudezca la política monetaria presionada por la fortaleza del mercado laboral. Pero, ¿cómo sucedió el colapso?

Con una pérdida acumulada de 8.88% en sólo cinco sesiones –del 2 de febrero al 8 de febrero– el Dow Jones (DJI) borró las ganancias logradas durante el 2018, retrocedió desastrosamente por debajo de los 24 mil puntos y se situó en niveles similares a noviembre de 2017.

En 2017, el índice abrió en 19 mil 872.86 unidades y tuvo una ganancia anual mayor al 20%. El 17 de enero de 2018, el DJI sobrepasó los 26 mil puntos, el 26 del mismo mes llegó a un nuevo récord de 26,616.71 puntos. Con meses entretejiendo máximos históricos, los analistas alertaban del riesgo de una corrección inminente.

El viernes 2 de febrero, el DJI se hundió 2.54%. Pero el desplome llegaría en la sesión del lunes 5 con una caída de 4.60% y se magnificaría el jueves 8 con un retroceso de 4.15%. Estas cifras no se recordaban desde 2011, cuando el 8 de agosto el índice anotó un descenso de 5.5%.

Índice Dow Jones, cierre diario
03 ene 2017 – 08 feb 2018

FUENTE: Investing.com.

Coincidiendo con el inicio de la caída –el viernes pasado– se publicaron los datos de empleo de Estados Unidos. La mayor escalada de salarios en 9 años (+2.9% interanual) y el crecimiento de las nóminas no agrícolas mayor a la esperada (200 mil puestos frente a 180 mil estimados), generaron sospechas de que el mercado laboral podría comenzar a presionar al alza a los precios.

Si los datos del empleo auguraban un crecimiento apresurado de la inflación y por lo tanto, una postura monetaria más agresiva por parte de la Fed, el mercado de deuda lo confirmaba. El rendimiento de los bonos de los Estados Unidos a 10 años comenzó a perfilar nuevos máximos no vistos en cuatro años. El 8 de febrero, éste cerró en 2.826% igualando niveles de enero de 2014. Cuando la rentabilidad de la deuda se eleva provoca la migración de capitales de la renta variable a la renta fija, suavizando el desempeño de las Bolsas.

Bono soberano de los EE.UU. a 10 años
01 ene 2017 – 08 feb 2018

FUENTE: Investing.com.

No es secreto que en 2017 la autoridad monetaria estadounidense siguió un proceso de normalización de tasas y que éste continuará a lo largo de 2018. Por lo que el aumento en las tasas de interés no era, ni es sorpresa para el público inversor. Ahora bien, si factores –como la presión del mercado laboral– desencadenan que el ajuste sea más rápido de lo que se espera, entonces sí, crece el nerviosismo.

A lo largo de 2017 y principios de 2018, el índice que mide el miedo entre los inversionistas, el VIX, permaneció oscilando sin grandes sobresaltos en torno a los 11 puntos. En la sesión del 2 de febrero el VIX creció 28.51%, el 5 de febrero se disparó 115.60% y el 8 de febrero escaló 20.66%. Y al son de los nervios del mercado, el DJI apresuraba pérdidas.

VIX, Índice de volatilidad.
Volatilidad a cierre

FUENTE: Federal Reserve Economic Data, FRED.

DJI versus VIX.
A 5 minutos

FUENTE: Thomson Reuters.

Ahora sólo queda confirmar si el desplome del DJI fue una mera corrección de un mercado situado en máximos históricos, o si bien marcó el inicio del fin de la tendencia alcista. El viernes 9 después de una sesión caótica, el DJI cerró con ganancias de 1.38% sorteando el retroceso de 2% de media jornada y recuperando el terreno de los 24 mil puntos. Por lo que, mientras la volatilidad se disipa en el tiempo, se anticipan sesiones no aptas para cardiacos.