Rascarse de manera compulsiva, síntoma de trastorno psicológico y físico

La Dermatilomanía es un trastorno que se da cuando la persona se rasca o pellizca la piel de manera compulsiva, causando daño en los tejidos y devastadores para su salud mental
¿Por qué me rasco o pellizco la piel en repetidas ocasiones_ (Getty Images)

Si alguna vez han experimentado la sensación de querer rascarse o pellizcarse la piel en repetidas ocasiones, podría ser síntoma de padecer Dermatilomanía.

Te recomendamos: ¿Qué es y cuáles son los síntomas de la enfermedad de Lyme?

La Dermatilomanía es un trastorno que se da cuando la persona se rasca o pellizca la piel de manera compulsiva, causando daño en los tejidos y devastadores para su salud mental.

La mayoría de la gente se rasca la piel de vez en cuando, pero si se tiene dermatilomanía, se lleva a cabo de manera compulsiva y no se puede parar.

¿Por qué me rasco o pellizco la piel en repetidas ocasiones_ (Getty Images)

Esta condición mental puede causarte cortes, sangrado y hematomas.

Muchas veces, según explica el Servicio de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés), quienes sufren la enfermedad no se dan cuenta de que se están rascando o pellizcando la piel y dejándose marcas en ella.

Es posible que lo hagan todavía más cuando se sienten ansiosos o estresados.

También puede que se rasquen o pellizquen lunares, pecas, marcas o cicatrices para “suavizarlos” o “perfeccionarlos”.

¿Por qué me rasco o pellizco la piel en repetidas ocasiones_ (Getty Images)

El doctor Girish Patel, de la Sociedad Británica para la Investigación en Dermatología, cree que la parte psicológica es tan importante como la física a la hora de abordar esta y otras enfermedades de la piel.

No puedes analizar solamente los aspectos físicos en el manejo de su enfermedad. Tienes que adoptar un enfoque más amplio y holístico, darte cuenta de que los trastornos de la piel van de la mano del estrés psicológico y de trastornos psiquiátricos”, dijo el dermatólogo.

Después de todo”, añade, “la piel es nuestro pasaporte hacia el mundo exterior”.

Quienes la padecen, como Phaedra Longhurst, de 27 años, creen que hace falta mucho más apoyo psicológico por parte de los servicios sanitarios hacia quienes tienen “condiciones crónicas de la piel”.

¿Por qué me rasco o pellizco la piel en repetidas ocasiones_ (Getty Images)

Pues en muchas ocasiones no se dan cuenta de lo que padecen y son víctimas de comentarios negativos de la gente que les puede afectar psicológicamente.

Me hacía sentirme muy cohibida porque la gente hacía comentarios. Y también experimenté acoso escolar durante mi adolescencia cuando era mucho peor en mi rostro”, afirmó.

Sin embargo, “pude ver el lado positivo. Lo bueno de tener una enfermedad en la piel es la resiliencia que logras, tanto al aceptarte a ti misma y tu aspecto físico, como a cómo te sientes”, concluyó.

Con información de BBC

KAH