Inicio  /  Historias
ARTE Y CULTURA

¿Quién fue Ramón López Velarde y por qué se celebra su centenario luctuoso?

Este año también se conmemora el centenario de la publicación de 'La suave patria'

Este año México celebra el centenario luctuoso de Ramón López Velarde, una de las figuras más influyentes y admiradas en la historia de las letras mexicanas, a tal grado de ser reconocido como el ‘poeta nacional’ de nuestro país. Esta guía sirve de introducción breve al autor de La suave patria.

Te recomendamos: Ignacio Ramírez, El Nigromante: El pensador más revolucionario de México

¿Quién fue Ramón López Velarde?

Nacido el 15 de julio de 1888, Ramón López Velarde fue un poeta que tuvo su mayor producción literaria durante el periodo revolucionario. Aunque murió en la época en que justo había alcanzado su madurez creativa, la obra que produjo durante su corta vida se transformó en un referente, no solo de la poesía mexicana de la primera mitad del siglo XX, también de la identidad cultural del México posrevolucionario, a la misma altura de los grandes muralistas.

Su infancia y juventud transcurrió entre Zacatecas (originario de Jerez), Aguascalientes y San Luis Potosí. Desde este último sitio, egresó como abogado en 1911, cuando ya se había sumado a la lucha de Francisco I. Madero contra la reelección de Porfirio Díaz. Desde entonces, su vida estuvo dividida entre su compromiso por las causas revolucionarias y su obsesión por el sexo femenino. En efecto, las musas constantes de su obra siempre fueron su amor a la patria y su amor a las mujeres, empezando por Fuensanta, su primera infatuación sentimental.

¿Cuáles son sus obras más famosas?

En palabras de Raúl Leiva en la Revista de la Universidad de México, fue López Velarde “quien sacó a la poesía mexicana del ámbito superficial y retórico del modernismo, incorporándola al latido ecuménico del lirismo contemporáneo”. Sus primeros poemas los publicó en su adolescencia, por supuesto, inspirados en sus obsesiones románticas de aquella poca, pero ya en ellos se percibía una dominio espectacular del lenguaje y su lírica. En su obra poética destaca La sangre devota (1916) y Zozobra (1919), El son del corazón (1921), así como los escritos en prosa que fueron recogidos en El minutero y otras antologías. El joven poeta apenas alcanzó a corregir las pruebas de imprenta de “La suave patria” justo antes de morir.

Es por “La suave patria” que trasciende la fama de López Velarde, poema que escribió por encargo para conmemorar el centenario de la consumación de la Independencia de México. El presidente Álvaro Obregón y su entonces secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, cautivados por la belleza del poema, lo elevaron “al nivel supremo de esa oda cívica nacional que décadas atrás un Guillermo Prieto nunca pudo componer”, expuso el crítico literario Christopher Domínguez Michael en Letras Libres:

“A Vasconcelos, cristiano ecuménico en ese entonces, que como López Velarde provenía del México profundo, debió agradarle ese drama lírico porque correspondía a su anhelo apostólico de limpiar de sangre a la Revolución mexicana; al presidente Obregón, amante del verso, le gustó ‘La suave Patria’ y no estaba entre sus facultades especular que, con López Velarde, estaba dejando pasar un pequeño caballo de Troya al incipiente nacionalismo revolucionario”.

¿Cómo fue su muerte?

López Velarde murió el 19 de junio de 1921 en la Ciudad de México a los 33 años de edad. En su prólogo a la antología publicada por la Universidad Veracruzana, Jorge Brash cuenta que “una noche especialmente fría del mes de mayo, López Velarde, quien como de costumbre no llevaba abrigo, se entretiene hasta tarde conversando con su amigo Rafael Heliodoro Valle acerca de las ideas de Montaigne sobre la filosofía como preparación para la muerte. Valle le sugiere tomar un coche juntos, pero Ramón prefiere caminar hasta su casa. A consecuencia del resfriado contraído esa noche, días más tarde morirá asfixiado por la neumonía y la pleuresía”.

Tumba de Ramón López Velarde en ela Rotonda de las personas ilustre en el Panteón de Dolores. (FOTO: ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO.COM)

¿Cuál fue su papel en la Revolución Mexicana?

Aunque López Velarde estuvo al margen de la violencia que distingue a este periodo de la historia de México, es imposible no clasificarlo como un personaje de la Revolución Mexicana. El poeta conoció a Francisco I. Madero en 1910, cuando éste era candidato del Club Anti-Reeleccionista de Chihuahua. Cuando éste asumió la presidencia al año siguiente, invitó a López Velarde a la Ciudad de México y obtiene un cargo bajo el Ministro de Justicia. Insatisfecho con las exigencias del puesto, regresó a Zacatecas para postularse como candidato del Partido Católica Nacional a diputado local, contienda en la que sale derrotado.

A mediados de aquella sangrienta década, López Velarde huye de Zacatecas a causa de los constantes ataques de los villistas y llega a la Ciudad de México, arropado por un círculo de intelectuales y artistas conformado por Enrique González Martínez, Alejandro Quijano, Rafael López, Julio Torri, José Juan Tablada, Efrén Rebolledo y claro, José Vasconcelos. Éste último lo invita a colaborar en la revista El Maestro de la Universidad Nacional de México. Gracias a la influencia de sus amigos, López Velarde consigue trabajo dentro del gabinete de Venustiano Carranza, cargo que pierde cuando éste es asesinado en 1920. Desilusionado con la política, López Velarde se incorporó a la docencia, aunque nunca dejó de estar en el radar de Vasconcelos.

¿Cómo se está conmemorando su centenario luctuoso?

Los gobiernos de Zacatecas, de la Ciudad de México, así como el Gobierno Federal, a través de sus dependencias educativas y culturales, conmemoran este año dicho centenario con varias actividades. Entre estas destaca la exposición ‘100 años sin Ramón López Velarde’, en la Galería Abierta Gandhi que es montada en las rejas del Bosque de Chapultepec. La Lotería Nacional también honró la memoria del poeta en un billete de sus sorteos semanales.

Para conocer más sobre Ramón López Velarde lo mejor es leer su obra, por supuesto, la cual debe ser fácil de conseguir en librerías y bibliotecas del país o por medio de internet. Para más referencias, en la Ciudad de México está el Museo de la Casa del Poeta Ramón López Velarde, ubicado en la colonia Roma, también conocido como Centro Cultural Casa del Poeta. Este sitio también alberga las enormes bibliotecas Efraín Huerta y Salvador Novo. En Jerez, el estado de Zacatecas los invita al Museo Interactivo Casa Ramón López Velarde.