Vecinos racistas: le gritan a mexicano ‘criminal’ por querer entrar a su propia casa

Michael Barajas quería entrar al edificio donde vive y un vecino racista se lo impidió acusándolo de ser un criminal
Acusan a mexicano de ser un criminal por querer entrar a su casa. (Foto: Especial)

Pocos temas han permeado tanto la agenda social en este 2020 como el combate al racismo. Hace muchos años que Estados Unidos no se enfrentaba de forma tan contundente a su racismo. Tanto el presidente Donald Trump como varios elementos de la policía de aquel país han sido señalados por amplios sectores como racistas. Las protestas que desencadenó el homicidio de George Floyd han generado uan ola de descontento sin precedentes. Y así como han aumentado las protestas, también se han incrementado las denuncias de personas víctimas de racismo cotidiano. Eso ocurrió con Michael Barajas, un hombre mexicoamericano de 28 años al que acusaron de ser un criminal por querer entrar a su propia casa.

Te recomendamos: Racismo local: frases racistas que dicen muchos mexicanos

Los hechos ocurrieron a finales de junio en San Francisco, California, cuando Barajas subió a su cuenta de Instagram un video donde denunciaba el episodio de hostigamiento racista ocurrido en el edificio donde vive a manos de su propio vecino.

En el video se aprecia cómo Michael intenta ingresar al estacionamiento del edificio en su coche, cuando una camioneta le bloquea el paso. El automóvil era conducido por una pareja, ambos blancos. El conductor de la camioneta lo agrede verbalmente y lo acusa, sin prueba alguna, de ser un criminal, convencido de que Michael desea ingresar al sitio con el fin de robar. Aunque el mexicano le explica que él vive ahí, en el colmo de la necedad, el otro lo amenaza con llamar a la policía.

Mexicano lo acusan de ser criminal por querer entrar a su casa. (Foto: Instagram)

Hay un momento cómico del video donde también se le amenaza a Barajas con llamar al guardia de segurida del edificio, a lo que el mexicano contesta que él conoce personalmente al guardia. La tensión creció hasta el absurdo, pues la camioneta blanca que bloqueaba el paso obstruía no solo el paso de Michael sino el de varios coches más. Por lo que otra persona se acercó a increparlo para que despejara el área, a lo que el vecino racista respondió de forma violenta: bajó del auto y golpeó al otro sujeto.

En efecto llegó la policía al edificio, pero a quien detuvieron fue al vecino rijoso, identificado por medios de comunicación como William “Hank” Beasley. La compañía de tecnología donde trabajaba, Apex Systems, lo despidió por su conducta racista.

Algo que demuestra este episodio es que el racismo no depende solo de una creencia errónea (como podría ser suponer equivocadamente que “todos los mexicanos son mentirosos”, por poner un ejemplo), sino de una cadena entera de prejuicios y falacias: acaso Beasley tomó la creencia de que los mexicanos no son gente culta o educada y la unió con la idea de que pueden ser criminales; así llegó a la conclusión de que un mexicano no tendría un motivo legítimo para querer entrar a un edificio de lujo. Paradójicamente, Michael Barajas trabaja en una compañía biofarmacéutica de renombre tras haberse graduado de la prestigiosa universidad de Berkeley en California.

 

Con información de NBC