Las vacunas son “notablemente seguras”, según nuevo estudio

El estudio siguió 20 años de fabricación de vacunas y concluyó que son un instrumento seguro
Un nuevo estudio verificó qué tan seguras son las vacunas. (Imagen: Cuartoscuro)

Un nuevo estudio elaborado por científicos del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv ha confirmado que las vacunas son “notablmente seguras”.

Te recomendamos: Hombre que “no creía en el covid” hizo fiesta con su familia: 14 se contagiaron y una ya murió

El estudio siguió 20 años de la trayectoria de la producción de vacunas, desde 1996 hasta el 2015. Específicamente estudiaron las modificaciones de seguridad de las vacunas aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Cuando alguien presenta una reacción negativa por una vacuna en Estados Unidos, este incidente es ingresado en el Sistema de Informes de Eventos Adversos de Vacunas (VAERS) de la FDA. Si este posible evento adverso era desconocido para los fabricantes, esto se reflejará en la etiqueta de la vacuna por mandato de la FDA.

¿Por qué es importante este sistema? Porque absolutamente ningún medicamento está libre de tener efectos secundarios desconocidos al momento de su lanzamiento. Hay criterios de seguridad indispensables y múltiples fases de prueba, pero los gobiernos y las farmacéuticas no pueden conocer de antemano todas las posibles reacciones causadas por un fármaco.

Esto no quiere decir un nuevo medicamento no sea seguro para la población, pero sí indica que solo con el tiempo se perfeccionan los conocimientos sobre el mismo.

Para elaborar el estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine, los científicos israelíes buscaron en 20 años de documentación cuántos incidentes registrados en el VAERS culminaban con una modificación en la etiqueta de la vacuna que se vende al público.

Enfermera prepara una vacuna. (Imagen: Cuartoscuro)

En esos 20 años se aplicaron cientos de millones de vacunas en Estados Unidos y se ingresaron miles de reportes adversos en este sistema de vigilancia sanitaria. De todas esas aplicaciones de vacunas e incidentes adversos, solo 25 vacunas modificaron sus etiquetas en 58 ocasiones.

La mayoría de los cambios que la FDA introdujo en las etiquetas fue por casos adversos registrados en personas inmunodeprimidas y en lactantes prematuros, además de pacientes alérgicos.

La conclusión de este estudio titánico es que las vacunas son una clase de medicamentos extremadamente seguros, con un número muy bajo de incidentes adversos.

La invención de las vacunas es uno de los avances médicos que más vidas han salvado. La cantidad de muertes prevenidas se cuentan por cientos de millones desde los primeros hallazgos de Edgard Jenner contra la viruela en el siglo XVIII.

Algunas han sido particularmente famosas por las circunstancias de su descubrimiento, como lo fue la vacuna de la polio descubierta por Jonas Salk en los años cincuenta. Para ese entonces miles de niños fallecían y miles más dejaban de caminar cada verano por culpa del poliovirus. La búsqueda de una vacuna era una prioridad mundial.

Salk liberó la patente de su vacuna contra la polio para que todo el mundo pudiera producirla. Cuando le preguntaron en un programa de la cadena CBS por qué no se enriqueció con su invento, él respondió: “¿Usted patentaría el Sol?” Por este logro, el presidente Eisenhower lo nombró “benefactor de la humanidad”.