¿Qué es el Síndrome de la Fatiga Crónica y porqué te afecta?

síndrome-fatiga-crónica

El síndrome afecta principalmente a mujeres jóvenes (Pixabay).

Afecta en mayor medida a las mujeres en edad productiva y en los casos más extremos provoca ansiedad, depresión, dolor de garganta e incluso mala memoria y falta de concentración.

Se trata del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) y es un mal que, de acuerdo a datos de la Universidad de Newcastle, podría afectar a 2.6% de la población mundial.

La pueden sufrir tanto hombres como mujeres, aunque es más frecuente en ellas, especialmente una vez que llegan a los 40 años de edad.

Según estudios de los especialistas de la Universidad de Columbia, este síndrome puede prolongarse hasta por seis meses y el sueño o el descanso no suelen remediar sus efectos negativos sobre la productividad laboral.

Quienes sufren SFC suelen tener malestar durante el día, padecer dolor muscular e incluso incapacidad para hacer ejercicio.

Se relaciona este padecimiento con el llamado Síndrome del Burnout, que es causado por altos niveles de estrés laboral y factores como la falta de actividad física y la mala alimentación.

Un estudio reciente realizado por especialistas de la Universidad de Newcastle, en Reino Unido, reveló que el agotamiento que padecen estas personas se manifiesta también a nivel celular.

Durante su análisis los investigadores realizaron un estudio con cincuenta personas que padecían este síndrome y otras 35 en condiciones sanas.

A ambos grupos les tomaron muestras de células mononucleares de sangre periférica (PBMC), un tipo de células sanguíneas que forman parte del sistema inmune y que tienen un papel importante en la prevención de infecciones.

El resultado fue que las personas que sufrían el síndrome funcionaban al 50% de su capacidad debido a que los mecanismos oxidativos que lograban las células para producir energía funcionaban a velocidades mucho menores.

Expertos de la Clínica Mayo, en Minnesota, Estados Unidos, definen este mal como “un trastorno complejo caracterizado por fatiga extrema que no puede atribuirse a ninguna enfermedad preexistente. La fatiga puede empeorar con la actividad física o mental, pero no mejora con el descanso”.

El problema con el SFC es que es cada vez más frecuente entre la clase laboral y la población joven, lo que deja a los empleados sin energías para llevar a cabo otra actividad que no sea su trabajo.

Se calcula que al menos 90% de los casos de fatiga crónica no es diagnosticado y que la mayoría de los empleados que se queja de sentir cansancio extremo es porque padece este síndrome sin saber su verdadera gravedad.

CARGANDO...