Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Qué es la ETC, la enfermedad cerebral que padecía el jugador Aaron Hernandez

Del 10 al 25 por ciento de jugadores de la NFL podrían ser diagnosticados con ETC
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Aaron Hernandez (AP Photo/Brian Snyder, Pool)

En 2010, Aaron Hernandez emprendió lo que parecía ser una carrera bastante prometedora en la NFL. La estrella ala cerrada de la Universidad de Florida había sido reclutado ese año por los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Te recomendamos: ¿Qué es el coronavirus, el virus que prendió las alertas de emergencia en los aeropuertos?

Al año siguiente, el señor Hernandez ya estaba cachando pases y anotando un touchdown en el Super Bowl. Aunque su equipo perdió aquel campeonato, el jugador de futbol americano tenía todo por delante. En 2012 firmó una extensión de contrato por 40 millones de dólares, el segundo salario más lucrativo de la liga para un ala cerrada, después de su compañero Rob Gronkowski.

Toda aquella buena fama y fortuna se fue por la borda cuando Aaron Hernandez fue detenido por la policía de Boston el 26 de junio de 2013. El jugador de la NFL fue acusado de asesinar a un hombre de nombre Odin Lloyd, quien iba a ser su cuñado. Un jurado lo halló culpable de homicidio en primer grado y fue condenado a cadena perpetua. El 19 de abril de 2017, el señor Hernandez fue hallado muerto en su celda, a causa de un aparente suicidio.

Este desafortunado caso volvió a ser tema de conversación este mes gracias al recién estreno de la serie-documental de Netflix, El asesino oculto: En la mente de Aaron Hernandez. Su caso también arrojó luz sobre un tema incómodo para la NFL y es que la autopsia reveló que el jugador padecía encefalopatía traumática crónica (ETC). En otras palabras, el cerebro del señor Hernandez estaba hecho pedazos, producto de varios años en el deporte.

Una comparación de un cerebro normal con el cerebro de Aaron Hernandez (AP Photo/Steven Senne)

¿Qué es la encefalopatía traumática crónica?

También conocida como demencia pugilística, la ETC es una enfermedad neurodegenerativa que es producto de traumatismos craneales reiterados, es decir, de lesiones provocadas por repetidos golpes a la cabeza.

No debe ser sorpresa que la mayoría de casos se manifiesta en atletas que participan en deportes de contacto como el futbol americano, el box o la lucha libre. La ETC solo se puede diagnosticar al momento de la autopsia, ya que se requiere un análisis minucioso del cerebro.

Ahora bien, la ETC no es lo mismo que el síndrome de posconmoción cerebral, otra condición que también suele afectar a personas que participaron en deportes o actividades de fuerte contacto físico. De hecho, la Mayo Clinic explica que la relación entre la ETC y los traumas craneales es algo compleja, ya que todavía no hay muchos estudios sobre esta enfermedad.

No obstante, a la ETC le podemos atribuir ciertos síntomas que han sido observados en los casos comprobados.

  • Dificultad para pensar
  • Conducta impulsiva
  • Depresión o apatía
  • Pérdida de la memoria corto plazo.
  • Dificultad para planificar y realizar tareas
  • Inestabilidad emocional
  • Abuso de sustancias
  • Pensamientos o conductas suicidas

Estos síntomas tienden a presentarse mucho tiempo después de las primeras lesiones al cerebro. Pueden pasar varios años para que el paciente comience a mostrar signos como depresión o dificultad para pensar de manera crítica. Algunos síntomas como inestabilidad emocional podrían explicar los problemas que tuvo Aaron Hernandez para relacionarse con sus compañeros o lo que lo impulsó a cometer el delito por el que fue arrestado.

La ETC no tiene cura ni tratamiento específico. Se estima que el 30 por ciento de pacientes con un historial de traumas craneales (como contusiones) termina por desarrollar ETC.

Por si fuera poco, el riesgo de padecer ETC aumenta considerablemente por cada año que un jugador se dedica al futbol americano. Del 10 al 25 por ciento de jugadores de la NFL terminarán por padecer ETC, sobre todo aquellos que están más involucrados en golpes de casco a casco, como los que juegan en las líneas ofensiva y defensiva.

Aunque ligas como la NFL han tomado medidas para proteger a sus jugadores, puede que aún no sea suficiente para prevenir el desarrollo de este tipo de enfermedades cerebrales.