#DíaDeMuertos

¿Por qué se celebra el Día de Muertos el 1 y 2 de noviembre en México?

El Día de Muertos es una tradición mexicana que expone uno de los ritos más importantes de su cultura

Imagen: Los pobladores de Cucuchucho perteneciente al municipio de Ttzintzuntzan, Michoacán, festejan el Día de Muertos adornando tumbas de sus familiares, el 31 de octubre de 2019 (Foto: Alan Ortega /Cuartoscuro.com)

Los pobladores de Cucuchucho perteneciente al municipio de Ttzintzuntzan, Michoacán, festejan el Día de Muertos adornando tumbas de sus familiares. (Foto: Alan Ortega /Cuartoscuro.com)

México es un país rico en tradiciones que recuerdan sus ritos y creencias más importantes. Una de ellas tiene lugar los días 1 y 2 de noviembre en los que se cree que los muertos regresan a visitar a sus seres queridos desde el más allá.

Te recomendamos: Así celebran el Día de Muertos en diferentes lugares de México

En estos días se lleva a cabo la celebración del Día de Muertos, en la cual los mexicanos acostumbran visitar las tumbas de sus familiares o amigos, colocar ofrendas en su hogares y encender veladoras para iluminar el camino de sus difuntos.

Esta tradición tiene orígenes precolombinos, en los que se creaban rituales para mantener lazos con los difuntos a pesar de que no estuvieran en forma física en el mundo.

Foto: Dia de Muertos Mexico. 17 Octubre 2019
Habitantes de Tlapa durante el desfile de día de muertos que realizaron por las principales calles de la ciudad. (Foto: Carlos Alberto Carbajal/Cuartoscuro.com)

En México, los fallecidos eran venerados y se les rendía culto dependiendo el rango de su desempeño en su comunidad, pudiendo ser importantes para sus familiares o para toda la nación.

Para los náhuatl, la muerte era todo un proceso de transición que se consideraba sagrado, en el cual los muertos viajaban al Mictlán, al Tlalocan, Tonatiuh ichan o al Cincalco, destinos que después de morir albergaban a sus almas.

Y así fue hasta la llegada de los cristianos a las tierras mexicanas, quienes trajeron consigo las fiestas de Todos los Santos y la de los Fieles difuntos, celebraciones que se fusionaron con los rituales indígenas.

Estos eran el Miccailhuitontli, o Fiesta de los muertos pequeños, y el Huey Miccailhuitl, o Fiesta de los muertos grandes, por lo que ambas tradiciones fueron asimiladas y así surgió la celebración de los Fieles difuntos, dedicada a los niños y muertos pequeños, y la de Todos los santos o los muertos grandes.

En la actualidad

En nuestros días, el 1 y 2 de noviembre se conmemoran estas tradiciones respetando la visita o memoria de los difuntos en cada uno  de ellos.

El 1 de noviembre se acostumbra visitar las tumbas de los niños e infantes y en algunas partes del país se cree que estos vuelven a casa para visitar a sus familiares.

Mientras que el 2 de noviembre se coloca una ofrenda en casa o en el cementerio y se recuerda a los muertos ‘grandes’ o adultos, quienes al igual que los pequeños aprovechan la celebración para regresar al hogar y estar con sus seres queridos una vez más.

Día de Muertos, una celebración con raíces prehispánicas profundas

Con información de Noticieros Televisa
CARGANDO...