QAnon y Proud Boys: los grupos radicales en las elecciones de EUA

El grupo radical QAnon difunde teorías de la conspiración que podrían tener influencia en el proceso electoral de la Unión Americana

Tanto en las calles de Estados Unidos como en redes sociales se han hecho presentes de forma violenta grupos radicales de derecha, los más conocidos son los Proud Boys y QAnon, agrupaciones que defienden al presidente Donald Trump y que representan una fracción significativa de los que votarán por él en este 2020. A continuación te presentamos una semblanza de ellos.

Te recomendamos: La cobertura de las elecciones en Estados Unidos

En el primer debate presidencial de esta campaña, ocurrió un episodio que involucra a las asociaciones más violentas que existen hoy en Estados Unidos. Chris Wallace, el moderador, pidió a Trump que condenara a los supremacistas blancos de Estados Unidos. El presidente le dio la vuelta al asunto y se negó a hacerlo.

¿Quiénes son los Proud Boys?

De entre los grupos aludidos en el debate presidencial están los Proud Boys, que escapa a una sencilla definición, ya que su pensamiento y sus objetivos llegan a ser contradictorios y difíciles de generalizar.

Los Proud Boys fueron fundados en 2016 por el activista de extrema derecha Gavin McInnes, que fue uno de los cofundadores de Vice Media. MacInnes renunció a este medio en 2008 por lo que él definió como “diferencias creativas”.

Desde su renuncia a Vice, McInnes ha difundido su discurso en otras plataformas. Le gusta, sobre todo, hacer una glorificación pública de la violencia.

En 2017, McInnes dijo: “No soy un fan del Islam, creo que es adecuado llamarme un islamofóbico”. Ese mismo año hizo pública su misoginia: “La razón por la que soy sexista es porque las mujeres son tontas. No. Estoy bromeando, señoritas. Pero ustedes no florecen en ciertas áreas, como la escritura.” También hizo una declaración grave a The New York Times: “Amo ser blanco y creo que es algo de lo que debemos sentirnos muy orgullosos”. También dijo: “necesitamos cerrar las fronteras ahora mismo y que todos asimilen un modo de vida occidental, blanco y angloparlante”.

De acuerdo con la organización Southern Poverty Law Center, los Proud Boys exigen a los que quieran ingresar a sus filas un ritual iniciático de tres pasos. Primero deben declarar que son “chovinistas occidentales” y “se rehúsan a disculparse por crear el mundo moderno”. Sea lo que sea que esto signifique.

Después, los aspirantes deben tolerar una paliza brutal hasta que logren gritar cinco nombres de cereal, esto, según dicen, para demostrar que pueden controlar su adrenalina.

También deben renunciar a la masturbación, pues según ellos esta medida los empujará a conocer y conquistar mujeres.

Por último, deben hacerse el tatuaje distintivo de la asociación, para demostrar su compromiso.

Irónicamente, cualquier hombre puede unirse a la fraternidad independientemente de su raza o su orientación sexual, siempre y cuando reconozca que, como dicen, los hombres blancos no son el problema. De hecho, el actual líder de la organización se llama Enrique Tarrio, un ciudadano estadounidense de ascendencia afrocubana. Además, hay una sección de este grupo integrada por mujeres, se llama Proud Boys Girls.

Los Proud Boys se distinguen sobre todo por dos hechos fundamentales: la idea de que hay un enemigo a combatir, es decir, lo que ellos llaman “izquierda extrema socialista” que, suponen, existe en Estados Unidos; y un uso sistemático y orgulloso de la violencia.

De ahí que no sea raro encontrar a los Proud Boys protagonizado varios altercados. En agosto de 2017, por ejemplo, estuvieron presentes en las manifestaciones de Charlottesville; en esa ocasión, un joven supremacista independiente del grupo estrelló un automóvil contra un cúmulo de gente, asesinando a una mujer. Tres años después, en 2020, los Proud Boys aparecieron en Kalamazoo, Michigan, durante una protesta contra la violencia policial que asesinó al afroamericano George Floyd. Algunos miembros de Proud Boys pelearon a golpes con los manifestantes.

Pese a lo anterior, no es el grupo más radical más preocupante con actividad en Estados Unidos.

La teoría de la conspiración QAnon

En los últimos años hemos visto un incremento en los grupos que difunden y asimilan teorías de la conspiración: los antivacunas, por ejemplo, o los terraplanistas; también, en tiempos de pandemia, los que aseguran que el virus no existe o que es la fabricación maquiavélica de algún laboratorio chino.

Esta elección presidencial se distingue, entre otros factores, porque hay una teoría conspiratoria en juego. Su nombre es QAnon, un relato que tiene su antecedente directo en un atentado que pudo terminar en tragedia, conocido como Pizzagate. En 2016, un hombre armado abrió fuego en una pizzería ubicada en Washington D.C. El atacante estaba convencido de que, en el restaurante, se operaba una red de tráfico sexual infantil dirigida por la élite del Partido Demócrata. Él lo leyó en internet, como muchos. Cuando comprobó que en la pizzería no había un solo niño encadenado, se entregó a la policía.

Fue en este contexto que un año después surgió QAnon, una teoría peligrosamente difundida entre simpatizantes de Trump. El relato asegura que la cúpula del Partido Demócrata, así como algunas estrellas de Hollywood, poseen una red clandestina y satánica de tráfico sexual infantil. No solo eso, también argumenta que sus líderes beben la sangre de los niños vejados, después de asesinarlos.

Según esta versión, Trump lleva a cabo la misión secreta y heroica de desmantelar a esta organización, y de llevar a sus miembros a la justicia. Por lo tanto, dicen, los escándalos del presidente son falsos, solo una tapadera de su verdadera encomienda.

Teorías de este tipo provienen principalmente de foros como 4chan, y son difundidas por un usuario que se hace llamar “Q”, que clama ser un informante privilegiado del gobierno estadounidense.

QAnon se ha propagado rápidamente a través de las redes sociales. Por ejemplo, en Facebook se han encontrado grupos llamados QAnon Costa Rica, QAnon en Argentina, QAnon Colombia, entre otros. Algunas de esas páginas contaban con más de 100 mil miembros.

De hecho, es común ver en mítines de Trump a simpatizantes que portan playeras o pancartas con la letra Q. Y es que, aunque no sepamos exactamente cuántos ciudadanos suscriben la teoría de QAnon, existen algunos indicios. Según un informe de NBC News, Facebook ha realizado un conteo sobre la operación de QAnon en sus redes; el resultado arroja que existían miles de grupos asociados a esta teoría, lo que suma un total de varios millones de usuarios.

La gran cantidad de seguidores de esta teoría conlleva riesgosas consecuencias. Una creyente llamada Jessica Prim fue detenida este año con más de una docena de cuchillos ilegales. Pretendía asesinar a Joe Biden y, según ella, salvar a miles de niños inocentes.

QAnon y Proud Boys se asumen como despiertos, activos y patriotas; a esto se suma que gestionan narrativas y actos que no sólo desafían la razón, sino que constituyen una sistemática producción de violencia. Para conocer más acerca de su proceder, consulta el video de Noticieros Televisa mostrado al inicio de esta nota.

Parte de los votos que recibirá Trump están en los grupos radicales de derecha. (Imagen: Noticieros Televisa)