SALUD

Prueban en CDMX primera vacuna en fase tres contra VIH

Esta sería la primera vez en 40 años que una vacuna contra VIH llega a fase tres

Los adelantos médicos sorprenden al mundo y, en un contexto complejo como el del COVID-19, las noticias sobre la llegada a la fase tres de la vacuna contra el VIH brindan más esperanzas para quienes han sido detectados con esta enfermedad.

Te recomendamos: Nueva vacuna contra el VIH podría controlar al virus aun sin tratamiento antirretroviral

En la Ciudad de México (CDMX) el Estudio Mosaico, aplicado mediante la Clínica Condesa de Iztapalapa, ha llegado a la fase tres de la vacuna contra el VIH, lo que significaría que por primera vez, en los últimos 40 años, la investigación médica para esta enfermedad logra un avance significativo cuya seguridad y eficacia es sumamente aceptable.

De resultar exitoso en su totalidad, este ensayo supondría contar con una vacuna universal contra el VIH para toda la población, lo que salvaría la vida de millones de personas y también mejoraría notablemente sus estados de salud.

El estudio, dirigido específicamente a homosexuales y personas trans que tienen relaciones sexuales con personas de su mismo sexo biológico o son parte de la comunidad, comenzó a realizarse en el año 2020 en 57 centros de investigación.

Los países participantes fueron Estados Unidos, Brasil, Argentina, Perú, Polonia, España, Italia y México, en donde se sumaron 3 mil 800 pacientes para estas pruebas.

Mosaico también es multicéntrico y autorizado, controlado con placebo y se inició con un reclutamiento de 150 personas. Hasta el momento, y desde noviembre de 2020, 72 han sido los seleccionados para participar en este proceso.

¿Aún puedes participar en este estudio?

En una entrevista a medios de comunicación, Geovana Coello Torres, integrante del estudio, explicó que ser participante en el ensayo cuenta con una durabilidad de 2 años y medio, por lo que las personas interesadas primero deberán acudir a una visita clínica para analizar si son candidatos o no.

Entre los criterios de inclusión y exclusión a valorar están los siguientes aspectos:

  • No vivir con VIH
  • Tener entre 18 y 70 años
  • Ser hombre y tener relaciones sexuales con hombres y personas trans

Tras esta etapa, a las personas se les estudia de manera médica e ingresan así al protocolo de las inyecciones de la vacuna. Más tarde el estudio pasa a concentrarse en dos fases; la primera con un año de aplicación de seis inyecciones y la segunda con año y medio de seguimiento.

“Son varias aplicaciones porque la vacuna se separó en compuestos. Con el estudio sabremos qué dosis funcionaría y sería segura para toda la población. No sabemos si con la primera o hasta la cuarta aplicación el sistema inmune empieza a generar anticuerpos”, señaló Geovana Coello Torres.