Inicio  /  Historias
FAMILIA

Esta pareja de primos hermanos podría terminar en prisión por tener un bebé

La pena por tener relaciones sexuales con un primo puede llegar a los 5 años de prisión

Michael Lee y Angela Peang son pareja desde hace poco más de un año; se casaron en marzo de 2019 y Angela tiene cinco meses de embarazo. A todas luces, parece un matrimonio común y corriente salvo por un detalle. Angela y Michael son primos hermanos y, debido a esto, podrían ser detenidos por las autoridades locales.

Lee también: Lizbeth Rodríguez revela que sufrió abuso sexual por su padre

La pareja vive en Eagle Mountain, Utah. Aunque el matrimonio entre primos está permitido en más de la mitad de las entidades federativas de Estados Unidos, Utah no es uno de esos lugares.

Michael y Angela pudieron evitar estos problemas al casarse en Colorado, donde este tipo de matrimonio sí es legal, pero el nacimiento de un bebé sería prueba de que la pareja tuvo relaciones sexuales, una acción que tiene una pena en Utah de hasta cinco años en prisión y una multa de 10 mil dólares.

Las relaciones entre primos están prohibidas por un temor a defectos de nacimiento de los hijos que puedan tener. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Columbia señaló que el riesgo de un defecto genético en estos casos es del 4 al 7 por ciento, en contraste al 3 a 4 por ciento de las parejas sin relación de familia.

Angela Peang, de 38 años de edad, compartió su entusiasmo con el New York Post al revelar que se han hecho varios análisis para descartar todos los peligros que pueda enfrentar su bebé.

“Tuvimos que hacer nuestra investigación porque todos nos decían: ‘No, no hagas eso’ y ‘es muy arriesgado e irresponsable’. Así que hicimos pruebas genéticas y descubrimos que estaba bien que fuéramos padres juntos”.

Angela y Michael fueron criados en la misma familia mormona pero no se conocieron sino hasta que los dos tenían siete años de edad. El padre de Angela y la madre de Michael son hermanos.

“Hubo una conexión instantánea entre nosotros”, dijo el señor Lee, un vendedor de autos. “Estábamos hechos el uno para el otro”.

“Angie era inteligente, aventurera y curiosa. Mientras que otros niños estaban interesados en los videojuegos, a ella le interesaba hacer pequeñas cosas o jugar pequeños juegos que eran muy únicos y diferentes de los de otros niños”.

Angela relató que su primer beso con Michael tuvo lugar a escondidas, en un clóset, cuando tenían siete años. “Estábamos bailando lentamente juntos y estaba un poco preocupada de que nos cacharan,” dijo ella. “Pero se sintió bien”.

Los primos estuvieron muy unidos a lo largo de la infancia pero cuando ingresaron a la universidad se separaron. Angela se casó y tuvo tres hijos, los cuales ya son de edad adolescente. Michael también se casó pero no tuvo niños.

El reencuentro de los primos tuvo lugar años después de que Angela y Michael se divorciaran de sus respectivas parejas. Fue gracias a las redes sociales que volvieron a conectar, en octubre de 2018. Ya en la fiesta de Navidad, la pareja supo que estaban destinados a estar juntos.

“Simplemente fui a ver a Michael”, dijo Angie. “Realmente no me mezclo con las personalidades de ese lado de la familia porque son mucho más tercos, conservadores y abrasivos. Pero, tan pronto como volví a verlo, supe que había hecho lo correcto”.

El caso de Michael y Angela saltó a la fama el año pasado cuando fueron invitados al programa de Dr. Phil. En la actualidad promueven una petición en línea para que se legalice el matrimonio entre primos en su estado y muy pronto saldrán en una serie reality de televisión de nombre Extreme Love.