Presidente argentino ignora crisis y se sube el sueldo

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, durante un mensaje a la nación. (EFE)

El presidente argentino Mauricio Macri aumentó en 25% su propio salario, además del del resto de los altos funcionarios del país que gobierna.

Argentina recurre a dinero de jubilados para pagar deudas

Analistas argentinos indican que el salario de Mauricio Macri rondaría en los 250 mil pesos argentinos o alrededor de seis mil 500 dólares.

En 2017, el salario del mandatario pasó a ser de 208 mil pesos argentinos brutos mensuales.

Además de este aumento, Macri descongeló los salarios de al menos 300 ministros, secretarios y subsecretarios, en el marco de una aguda crisis económica por la que atraviesa Argentina.

Estas medidas contravienen la política de austeridad que se había implementado anteriormente con el fin de recortar el gasto público en un intento por revertir dicha crisis.

Según medios argentinos, los aumentos planteados por el gobierno de Macri serían de 20% durante enero y de 5% el mes siguiente.

La decisión generó polémica entre la opinión pública, que ve con malos ojos que Macri haya aumentado su salario y el de sus ministros “mientras disfruta de sus vacaciones en una hacienda” mientras el resto de los argentinos sufre los estragos de la crisis, la cual incluye una inflación que casi llega al 50%.

Los analistas de esta nación sudamericana también reprueban que el aumento de los salarios haya sido solo para funcionarios de primer nivel del gobierno y no para los trabajadores de los mandos medios o bajos quienes, según ellos, no recibieron ningún tipo de ajuste salarial durante todo 2018.

En otras palabras, mientras los salarios de algunos ministros se ajustan más allá de la inflación, el de otros trabajadores de los canales, agencias de noticias y las radios del Estado, continúan percibiendo lo mismo que en 2017, lo que los pone en serios problemas al momento de cubrir incluso sus gastos más esenciales.

Se calcula que por el momento, la inflación Argentina es una de las más altas del mundo, apenas por debajo de la que se sufre en Venezuela.

CARGANDO...