¿Por qué se usa disfraz en Halloween?

Los disfraces de Halloween, así como otros elementos de la celebración, se remontan a tradiciones celtas
Niño portando un disfraz de Drácula en Halloween. (Imagen de archivo/Philippe Lissac/Godong/Universal Images Group via Getty Images)

Miles de personas en todo el mundo esperan la llegada del Halloween. Durante esta celebración es habitual ver a muchos empleando su creatividad para lucir los mejores disfraces que bien pueden ser de monstruos terroríficos o de personajes de la cultura popular. ¿Pero por qué la gente usa disfraz en esta fiesta?

Te recomendamos: Halloween: El origen celta de la celebración

El Halloween o Noche de Brujas es una festividad que ha sobrevivido al paso de los años. De ser una ceremonia pagana pasó a instalarse en la memoria colectiva como una tradición popular que, desde Estados Unidos, se abrió camino por todo el planeta.

¿Cuál es el origen de los disfraces de Halloween?

El origen de los disfraces de Halloween se remonta a la cultura celta y a los colonos que llegaron a Norte América. El Halloween, al llegar a este continente, trajo consigo una mezcla de elementos católicos con rituales paganos, así como una fusión de significados que se dieron a cada elemento de la celebración.

Los disfraces, como tal, eran usados en Samhain, una fiesta celta que celebraba el fin del verano. Los celtas creían que durante esta ceremonia, el hilo que separa al mundo de los muertos con el de los vivos se rompía por un instante, y hacía posible que los difuntos y seres del más allá visitaran la Tierra.

Sin embargo junto a los muertos también llegaban espíritus malignos que traían consigo la desgracia al pueblo y a las cosechas, por lo que los habitantes de la región debían vestirse con atuendos espectrales para ahuyentarlos.

Entre los muertos que visitaban a sus familias y sus antiguos hogares, se pensaba que venían aquellos que no habían tenido una vida muy benevolente con sus vecinos, por lo que los disfraces de Halloween cumplían la doble función de ahuyentar a los seres malignos y de confundir a los difuntos que buscaban gastar bromas macabras o saldar deudas pendientes y atroces con los vivos.

Al colocarse disfraces y cambiar su apariencia física, los pobladores creían estar a salvo, pudiendo así celebrar el Samhain de forma tranquila y sin percances.

En Estados Unidos fueron los inmigrantes irlandeses quienes difundieron la celebración del Halloween en un primer momento, transmitiendo distintas versiones de esta fiesta junto a otros ritos como la calabaza labrada con una vela adentro -que hace referencia a Jack O’ Lantern- o el “Dulce o truco”.

Al norte del continente se tienen registros que las primeras celebraciones de Halloween ocurrieron en el año 1921.

¿Cómo eran los disfraces de Halloween en la antigüedad?

En la antigüedad se buscaba que los disfraces imitaran la figura de demonios o de seres espectrales para pasar desapercibidos entre los visitantes del más allá, pero en la actualidad con la evolución de este festejo, se implementaron una serie de referencias que bien pueden tomar a personajes de cuentos de terror, del mundo del cine, la literatura u otros medios de entretenimiento.

Antes también utilizaba pintura en el rostro, cabezas y pieles de animales, así como objetos encontrados en los bosques para similar a los muertos y a los embalsamados. Incluso en algunas regiones los hombres intercambiaban vestimentas con las mujeres y viceversa.

Aunque ahora se acostumbra pedir dulces en la noche de Halloween, antes solían ser las personas quienes ofrecían parte de sus cosechas y riquezas a los dioses paganos y a sus difuntos, además de que la temporada coincidía con algunos aquelarres en los que se creía que las brujas adoraban al demonio, otras deidades mientras orquestaban ritos wiccanos intercambiando regalos y objetos especiales.