#Navidad

¿Por qué se celebra la Navidad el 25 de diciembre?

Por qué se celebra la Navidad el 25 de diciembre

La Iglesia celebra el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre. (AP)

Según la tradición popular, la Navidad se celebra el 25 de diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús. Sin embargo, no existen registros de la época que muestren que Jesús nació realmente en esa fecha, por lo que vale la pena preguntarse por qué se celebra en una fecha elegida con raíces en la tradición persa y en el paganismo.

En el siglo IV, con el reconocimiento del cristianismo en el tejido social del Imperio Romano, la fiesta de Navidad se fija el 25 de diciembre.

En los albores del cristianismo, la fiesta más querida para los fieles no era la Navidad, sino la Pascua. La fecha más importante de la vida de Cristo, y también de los santos y mártires, no era la del nacimiento sino la de la muerte, es decir el “nacimiento al cielo”.

En todo caso, ya en los dos primeros siglos de la era cristiana, la Navidad se celebraba tanto en Oriente como en Occidente, aunque no en todas partes y en un día que variaba notablemente según los lugares, en un periodo que iba del 28 de marzo al 18 o 25 de abril, del 20 o 29 de mayo al 24 de junio y al 17 de noviembre.

En Occidente, la concordancia en la fecha se realizó en el siglo IV, con la inserción del cristianismo en el tejido social del Imperio Romano, primero como religión “permitida” (edicto de Milán, de Constantino, año 313) y después, como religión del Estado (Edicto de Tesalónica, de Teodosio, año 380).

La fuente más antigua que habla de la celebración de la Navidad el 25 de diciembre de la que se dispone es Hipólito Romano (170 ca.-235), quien, en el año 204, contaba cómo en Roma se celebraba justo en esa fecha.

También en un primer intento de calendario litúrgico, en la Depositio Martyrum del año 336, se afirma que en Roma la fiesta de la Navidad se celebraba el 25 de diciembre. El mismo dato se encuentra en el Cronógrafo del año 354, un almanaque ilustrado compuesto por un rico cristiano en el que figuran dos listas de celebraciones de la vida eclesial: una que recoge los obispos de Roma no mártires, y otra que recuerda a los mártires de los que se hacía memoria en la Iglesia romana, indicando su fecha de muerte y lugar de sepultura. En esta segunda lista se lee: “VIII kal. Ian. (Die Octavo ante Kalendas Ianuarias) natus Christus in Betleem Iudeae”, es decir, en el octavo día anterior a las calendas de enero nació Cristo en Belén de Judea”. Como, según el uso latino, se contaban el primer y el último elemento de una serie, el octavo día antes del 1 de enero era justo el 25 de diciembre.

En el 425, el emperador Teodosio codificó los ritos de la fiesta, que en el 506 se convirtieron en preceptivas, y en el 529 en fiesta civil. Las Iglesias ortodoxas que adoptaron el calendario juliano, con un retraso de 13 días según el gregoriano, celebran la Navidad el 7 de enero.

Según una de las hipótesis más acreditadas, la Iglesia habría escogido el 25 de diciembre para cristianizar la fiesta pagana de Sol Invictus celebrada en esta fecha; sin embargo, hay diferencias en esa posibilidad y en el transcurso del tiempo han aparecido varias hipótesis.

Una de los más acreditadas es que la Iglesia eligió esta fecha para dar una impronta cristiana al difundido sentimiento religioso que deriva de la celebración de la fiesta pagana del Sol Invictus, el “Sol Victorioso”, al que el emperador Aureliano había dedicado un templo en el año 274 el mismo 25 de diciembre. En aquel día, según los conocimientos astronómicos de la época, los romanos creían que se producía el solsticio de invierno -que hoy , sin embargo, sabemos que es el 21-, que ponía fin al día de menor luz, indicando el principio del periodo en el que el sol comenzaba a estar más presente.

El Sol Invictus recordaba al dios indo-iraní Mitra, cuyo culto, originario de Oriente, estaba difundido sobre todo en los ámbitos militares. La adoración del sol había tenido gran éxito entre el pueblo. Su culto había sustituido entre los romanos a los Saturnales, festividades en honor al dios Saturno que duraban del 19 al 25 de diciembre y en las que se intercambiaban regalos para desear la paz y la prosperidad, y la autoridad imperial lo aprovechó convirtiéndolo en devoción al emperador.

La Iglesia decidió entrar en este contexto también gracias al apoyo de algunos pasajes bíblicos ya interpretados en sentido cristológico, como la profecía sobre el “sol de justicia” que habría brillado “con la salud en sus rayos” (Malaquías 3,20). El mismo Jesús, por lo demás, había dicho: “Yo soy la luz del mundo” (Jn 8,12). En un mosaico de los siglos II-III, conservado en la necrópolis vaticana, se encuentra una imagen de Cristo representado como un sol en un carro triunfal.

Según otros expertos, la fecha del 25 de diciembre fue tomada partiendo de la fecha de la muerte de Cristo, fijada el 25 de marzo; suponiendo que esta cayese exactamente 33 años después de su encarnación, fijada también el 25 de marzo, el nacimiento debió tener lugar nueve meses después: el 25 de diciembre.

 

 

(Con información de Ancient Origins)

tfo

CARGANDO...