Ver ahora

¿Por qué los padres no tienen los mismos derechos que las madres en la crianza de los hijos?

(Maxpixel)

Tradicionalmente, se cree que los padres son poco aptos para cuidar a los hijos y que esta debería ser una labor femenina, pero ¿no deberían hombres y mujeres poder participar de la crianza de sus hijos de igual manera?, ¿y qué pasa con aquellos padres que deben de criar solos a sus hijos?, ¿no debería eliminarse ese mito machista de que los hombres solo deben ser proveedores, y permitir a los padres compartir la grata experiencia de criar a los hijos?

Actualmente, todavía los padres siguen sin poder participar de la misma manera que las mujeres en la crianza de sus hijos, incluso en actividades tan sencillas como hacer uso de guarderías estatales.

Según el Centro de Apoyo de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA por sus siglas en inglés):

“Igual que las madres solteras, los hombres que por alguna situación toman la responsabilidad total sobre sus hijos se enfrentan a una fuerte carga de trabajo: deben ganarse la vida, cuidar a los hijos, ayudarles en sus tareas, preparar la comida, pagar las cuentas [gastos escolares], reparar el automóvil y hacer las compras”.

En México, los trabajadores que soliciten el permiso de paternidad tienen derecho a recibir su salario completo e incluso el aguinaldo. La Ley Federal del Trabajo, en su artículo 132 en la fracción XXVII bis, establece un permiso de cinco días laborables con goce de sueldo, pero aún hay mucho trabajo por hacer.

Dani Vázquez/ Flickr

¿Cómo es vista la paternidad en otros países?

En varios países se reconoce el derecho a gozar de los beneficios de la paternidad. En Islandia, por ejemplo, se conceden 91 días de licencia pagada, mientras que en Eslovenia, Estonia, Kenya e Inglaterra se conceden de 18 a 14 días a partir de que nace el bebé.

México, por otro lado, apenas se posiciona sobre Sudáfrica, uno de los cinco países con menos días de licencia de paternidad en el mundo, con solo tres días.

En nuestro país tenemos la Ley General de Igualdad entre Mujeres y Hombres, que establece la igualdad entre los géneros y propone mecanismos para que tanto padres como madres participen en la crianza de sus hijos, no solo cuando tienen pareja, sino también cuando son padres solteros o viudos.

El problema de las guarderías

Por años, a los padres, se les ha restringido el acceso a sus hijos en las guarderías del Estado. Pero existe una iniciativa por parte de los integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, que propone que los padres trabajadores tengan los mismos derechos que las madres tanto para inscribir a sus hijos en los Centros de Desarrollo Infantil (CENDI), como para recibir apoyos económicos para encargarlos en guarderías externas cuando su estado civil sea el de divorciado, padre soltero o viudo.

Y es que el sesgo machista que impedía la participación equitativa del hombre en la crianza no dejaba que fueran vistos como legítimos responsables de la crianza de sus hijos. Con una participación equitativa de hombres y mujeres se podrá forjar una sociedad más justa y equilibrada, a la vez que se destruyen paradigmas sobre la “masculinidad tradicional” que perdieron vigencia hace ya varias décadas.

De esta manera los padres podrán criar a sus hijos en un ambiente de igualdad que ayudará a construir una sociedad justa y equitativa para todos, sin importar el género o el estado civil.