Por qué no quieres hacer ejercicio, según la ciencia

Ejercicio Ciencia Estudio Investigador Científico Sedentarismo

La respuesta a nuestra flojera podría estar en nuestra evolución. (Foto: Pexels)

El ejercicio es altamente favorable para nuestro cuerpo, reduce la posibilidad de enfermarnos y mantiene activa nuestra mente. Pese a esto, lo más común es que tendamos a una vida sendentaria. ¿Por qué actuamos en contra de nuestro beneficio? La ciencia parece tener la respuesta.

¿Tener letra fea es señal de una inteligencia superior?

De acuerdo con un estudio hecho por la Universidad de British Columbia, en Canadá, y la Universidad de Ginebra, de Suiza, el principal obstáculo está en nuestro cerebro.

“Conservar energía ha sido esencial para la supervivencia del ser humano, ya que le ha permitido ser más eficiente en buscar comida, encontrar refugio, competir por una pareja sexual y evitar depredadores”, dice Matthieu Boisgontier, investigador de la universidad canadiense.

Uno de cada cuatro adultos y el 80 por ciento de los adolescentes no realiza suficiente actividad física para mantenerse saludable, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS). ¿Por qué?

“El fracaso de las políticas públicas para contrarrestar la pandemia de la actividad física se debe, tal vez, al proceso cerebral que se ha desarrollado y reforzado con la evolución”, explicó Boisgontier.

Dicho de otro modo, el cerebro tiene una atracción automática por el comportamiento sedentario.

El experimento

Para llegar a tal conclusión, los investigadores observaron las reacciones del cerebro de 29 voluntarios, entre hombres y mujeres, con un electroencefalograma.

¿Eres una persona olvidadiza? Según estudio, esto es una señal de inteligencia

A los sujetos del estudio se les mostraba una figura realizando una actividad física (subir escaleras o andar en bicicleta), seguida de otra imagen de alguien reclinado en el sofá.

Se les pidió a los participantes en el experimento acercar lo más rápido posible un avatar hacia las imágenes más activas y alejarlo de las más sedentarias, repitiendo la acción a la inversa.

Durante el transcurso del experimento, los científicos registraron una mayor actividad cerebral que vincularon al rechazo inconsciente por el ejercicio.

Sin embargo los investigadores no consideran definitivas las conclusiones y consideran necesario hacer más pruebas.

Vía BBC

CARGANDO...