Inicio  /  Historias
ARTE Y CULTURA

¿Por qué llamamos “guajolota” a la torta de tamal?

La famosa torta de tamal, o “guajolota”, tendría sus orígenes en el estado de Puebla de acuerdo con los historiadores mexicanos

La torta de tamal es uno de los alimentos más prácticos, económicos y accesibles para millones de mexicanos. En la CDMX es común encontrar decenas de puestos que la venden y también, en la capital, suele conocérse como “guajolota”. Aquí te contamos el origen de este nombre.

N+ te recomienda: El origen de la gordita, platillo favorito de la comida mexicana

De acuerdo con diversas fuentes históricas, en la gastronomía mexicana el consumo de la torta de tamal puede abarcar hasta unos 200 años atrás.

Pese a que ninguna de las hipótesis sobre el origen de este nombre ha sido validada, se cree que el termino “guajolota” vino del humor mexicano y que también derivó de una receta poblana.

Según la información recabada por el historiador Juan N. Iturriaga, la “guajolota” nació en Puebla y es una receta que se preparaba con pan bazo e iba rellena de una enchilada roja con carne de puerco deshebrada.

Aunque esta versión de la “guajolota” es muy distinta a la que conocemos en la actualidad, con el tiempo la receta original sufrió algunas modificaciones que surgieron, en gran medida, por el traslado del platillo a otras partes del país.

Al llegar a la capital, donde no siempre se encontraban todos los ingredientes, la enchilada fue reemplazada por un tamal, por lo que la “guajolota” pasó de estar compuesta por tortilla, salsa, carne y pan, a tener un bolillo envolviendo al tamal que podía estar preparado con cualquier otro ingrediente.

(Cuartoscuro)

Otras versiones con menos fuentes históricas, atribuyen el nombre de la torta de tamal a la tradición oral mexicana, ya que señalan que al ser un platillo con un gran contenido de carbohidratos, y que suele provocar inflamación estomacal y aumento de peso si se consume con frecuencia, los mexicanos comenzaron a llamarle “guajolota” porque quienes lo comían engordaban tanto como lo hacía un guajolote destinado al matadero.

Por otra parte, como lo señala Danièle Dehouve en Las metáforas comestibles en los rituales mexicanos, y retomando a la antropóloga Aline Hémond, el guajolote era un animal usado en una gran variedad de platillos prehispánicos a manera de ritual, su carne era importante y en los tiempos precolombinos su domesticación se extendía por todo el continente.

Los mayas, al sur del país, consideraban al Huexolotl o guajolote un animal sagrado, mientras que para las culturas Apache y Hopi de Norteamérica lo asociaban a prácticas curativas y agrícolas, como un “dador de vida” y partícipe de la creación de la Tierra, según lo informa el Gobierno de México.

Descubre más webstories en N+

¿La torta de tamal es un platillo nutritivo?

La torta de tamal ha sido considerada uno de los peores del mundo pese a su gran popularidad, ya que carece de los nutrientes necesarios para el cuerpo humano y puede provocar serios problemas si es consumido con regularidad.

Tiene una gran carga calórica, exceso de grasas y al mezclar demasiados carbohidratos provoca que el cuerpo humano se inflame y altere su buen funcionamiento.