¿Por qué amenazaron a la irakí que se hizo una selfie con Miss Israel?

Miss_Israel_Miss_Irak

Una selfie provocó una ola de amenazas de muerte (Instagram).

Luego de 45 años de mantenerse de los concursos de belleza occidentales, Irak envió a Sarah Idan, una joven irakí de 27 años de edad, para representar a su nación en Miss Universo.

Antes de recibir amenazas de muerte por parte de grupos radicales del mundo árabe, Idan dijo sentirse “caminando entre las nubes” pues su sueño de concursar como Miss Irak en un certamen de belleza internacional había sido su sueño “desde siempre”.

Recientemente, justo cuando había participado durante una sesión fotográfica previa al desfile en Las Vegas, Nevada, Idan se acercó a Adar Gandelsman, representante de Israel en el concurso, y le pidió una selfie.

Idan dijo que era para demostrar que entre ella y Gandelsman no había problemas y que, además de ser concursantes en un certamen de belleza, eran embajadoras de la paz.

A la mañana siguiente, la selfie había dado la vuelta al mundo, pero no por la situación que inmortalizó, sino por la gran cantidad de amenazas de muerte que le ganó a su autora.

En el pie de foto Idan había escrito “Paz y amor de Miss Irak y Miss Israel”, pero en los comentarios se leían mensajes de odio y antisemitismo.

El director de la Organización Miss Irak la llamó y le dijo que estaban recibiendo críticas del Ministerio. Dijo que tenía que quitar la foto o le quitarían el título de Miss Irak. La idea de un mundo en paz entre judíos y musulmanes era demasiado escandalosa para algunos grupos radicales como para dejarla circulando en internet.

Pero a pesar de todo, Idan no bajó la foto, pero sí lanzó una segunda publicación en la cual aclaró que no apoya al gobierno israelí ni sus políticas en Medio Oriente. En su seguimiento se disculpó con “cualquiera que piense que la foto fue un ataque por la causa palestina”.

Tan pronto como recibió las primeras amenazas, la aspirante a cantante y compositora llamó a su familia en Irak y le pidió a su madre irse de su casa para evitar que algo malo le sucediera, pues mucha gente en ese país sabía dónde vivía.

“Mi madre enloqueció. Le dije: ‘Solo vete, vete’,” relata la joven irakí. “Le pregunté si quería que me saliera de la competencia. Estaba lista para abandonarla en ese momento”.

La selfie con Miss Irak no fue la ocasión en la que que se ganó el odio y las amenazas de los internautas. Unas fotos de ella en bikini que comenzaron a circular en medios de comunicación e internet también enfurecieron a algunas personas “por traicionar el decoro que caracteriza a las mujeres musulmanas”.

Aún así, la foto con Gandelsman fue la que provocó más molestia, no solo entre los internautas, sino entre la organización Miss Irak que la envió a Estados Unidos para representar a su nación.

La postura oficial del estado irakí es que no quieren ninguna relación diplomática formal con Israel debido a la pugna que sostiene desde su fundación con el mundo árabe, en especial con los palestinos.

“Cuando publiqué la foto, no pensé por un segundo que hubiera críticas,” dijo Idan.

Tal vez Idan se encuentre relativamente segura en Estados Unidos, pero pronto tendrá que regresar a su país natal para solicitar su identificación nacional para poder renovar su doble ciudadanía estadounidense e irakí. Sobra decir que la joven no quiere regresar debido a que teme por su seguridad una vez que salga del aeropuerto.

CARGANDO...