Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Una playa de Hawái se volvió negra tras la erupción del volcán Kilauea

Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Volcán Kilauea durante una erupción en 1983 (Wikimedia Commons).

Tras la erupción del volcán Kilauea, la playa hawaiana de Pohoiki quedó completamente ennegrecida por el flujo de lava.

En mayo de 2018, el volcán Kilauea hizo erupción, devastando una gran parte de la isla de Hawái.

Esa ocasión un sin número de árboles quedaron completamente incinerados por los ríos de lava que emanaban de las múltiples fisuras que se fueron formando en el suelo de la isla, justo en medio de zonas pobladas cercanas al cráter del volcán.

Se calcula que este fenómeno natural hizo que la economía de esta isla perdiera aproximadamente 480 millones de dólares solo en turismo.

A pesar de que a varios meses de este incidente, gran parte de Hawái volvió a operar con normalidad, los efectos de la erupción siguen viéndose aún hoy.

Por ejemplo, el arena de algunas playas cambió de color debido a la erupción.

Este radical cambio ha hecho que la comunidad que vive cerca de playas como la de Isaac Kepo’okalani Hale Beach Park, espere un incremento en el número de visitantes.

El nuevo color de la arena podría atraer a turistas, así como a otras personas que quieran ver con sus propios ojos como el Kilauea transformó esta playa.

No obstante su nueva apariencia, los salvavidas de la zona no recomiendan nadar en esta playa, ya que suele presentar fuentes corrientes que ponen a prueba la resistencia de los bañistas.

En esta playa también hay otro problema: no hay agua corriente, ya que la erupción dañó las tuberías que la llevaban.

Conforme pasan los meses, las autoridades de Hawái esperan devolver la normalidad a la isla, pero si algo es constante en ella, es su actividad volcánica.

En octubre pasado, East Island, una isla de Hawái, desapareció del mapa tras el paso del huracán Walaka, de categoría 5.

La isla, ubicada a unos 550 kilómetros al noroeste de Honolulu, forma parte de una cadena de pequeños grupos de islas en el Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea. Cuando la cadena fue barrida por fuertes tormentas del huracán Walaka a principios de este mes, la isla este quedó sumergida.