Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Piden ayuda para regalos de familia con padre deportado en Navidad

Uno de los hijos de la familia tiene autismo y su madre se encuentra preocupada porque no quiere agravar su salud
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Familia de Juan Guzmán. (GoFundMe)

A inicios de 2019, el Departamento de Migración de Estados Unidos deportó a Juan Guzmán a México; un hombre y padre de familia que ahora se encuentra lejos de los suyos y pasará solo la Navidad.

Te recomendamos: Indocumentadas mexicanas venden tamales y dulces para un trasplante de riñón

En Los Ángeles se encuentran Marisela Hernández, Juan Pablo y Ángel, su esposa e hijos de 13 y 11 años que vivirán estas fechas sin mayor euforia ni regalos.

Juan Guzmán consiguió trabajo en una tienda de Valle de San Fernando, sin embargo, el salario que gana aquí lo coloca en una difícil situación.

“Me pagan el salario mínimo y al mes, el cheque me sale entre 1,100 y 1,200 dólares. Pago de renta 935 dólares”.

Debido a que Juan Pablo tiene autismo, Marisela se encuentra preocupada porque no quiere que los niños noten la crisis económica que su familia atraviesa.

“Me la paso estresada. Por más que estiro lo que gano, no alcanza. Aunque quiera darles un regalo a mis hijos, no puedo”

…declaró, provocando que diversas personas se organizaran en GoFundMe para una colecta de regalos a los menores.

El 31 de enero de 2019, Juan fue arrestado y enviado a las oficinas del Servicio de Migración y Aduanas cuando llevaba a Juan Pablo a la escuela.

Por desgracia, el menor fue testigo de cómo su padre era detenido por las autoridades y esto causó aún más estragos en su enfermedad.

Juan fue deportado el 11 de marzo de 2019 tras vivir 15 años en Estados Unidos.

A su llegada a la unión americana conoció a Marisela y con poco más de 14 años decidió casarse con ella.

La vida académica de los menores también se vio afectada por la ausencia de Guzmán, quien dijo sentirse triste por la falta de su familia a su lado. Por su parte, Marisela dijo:

“Me tengo que apretar la panza, y me siento muy mal de ver a los hijos que andan con los zapatos rotos. Una quincena mi esposo me mandó todo su cheque de lo que ganó en una semana en México, y cuando los pesos se convirtieron en dólares, se hicieron 52 dólares”

Juan trabajará en Navidad y Año Nuevo para enviarle más dinero a su esposa, pues en estos días el salario mínimo sube a 600 pesos por 12 horas

Hernández, al otro lado de la frontera, seguirá llevando a sus hijos a Gryd; un programa impulsado por el Ayuntamiento de Los Ángeles que apoya a personas deportadas y sus seres queridos.

 

Con información de La Opinión