Enfermos de COVID-19 pueden perder el olfato temporalmente; científicos descubren la causa

La llamada anosmia se presenta en el 10% de los casos de coronavirus
Anosmia, un síntoma de coronavirus. (Foto: Pixabay)

La enfermedad provocada por el coronavirus tiene la atención del mundo, que busca saber más acerca del cuadro clínico y los posibles tratamientos en desarrollo. Un síntoma muy particular detectado en pacientes con COVID-19 es la pérdida del olfato o anosmia. Afortunadamente científicos estadounidenses reportan en un estudio reciente que la carencia de este sentido es temporal.

Te recomendamos: Hombre que “no creía en el covid” hizo fiesta con su familia: 14 se contagiaron y una ya murió

De acuerdo con las estadísticas, 10% de los enfermos de COVID-19 experimentan pérdida del sentido del olfato, asociada con un deterioro del sentido del gusto. Muchos temen que este síntoma sea permanente, sin embargo no es el caso. La explicación de la temporalidad de la anosmia se basa en el mecanismo del virus.

El hallazgo de los autores de la investigación es que el coronavirus (SARS-CoV-2) no provoca daño neurológico en las vías que transmiten las señales de los estímulos olfativos, sino en las células que forman parte dicha estructura.

Lo anterior, en realidad, es buena noticia, ya que si las neuronas fueran las afectadas, estas podrían tardar meses en regenerarse o incluso jamás lograrlo.

El profesor en neurobiología y autor de estudio, Sandeep Robert Datta, ve con buenos ojos estos primeros resultados de su trabajo.

Para llegar a las conclusiones reportadas en la investigación, los expertos indagaron qué tipo de células expresaban los genes ACE-2 y TMPRSS2 en el epitelio olfativo. Esto debido a que dichos genes permiten el paso del coronavirus. Y, con agrado, descubrieron que expresan células sustentaculares y no células neuronales.

 

“Creo que son buenas noticias, porque, una vez que la infección desaparece, las neuronas olfatorias no parecen necesitar ser reemplazadas o reconstruidas desde cero. (…) Pero necesitamos más información para entender los mecanismos subyacentes para confirmar esta conclusión”, explicó el doctor Datta.