Partículas de COVID-19 se encontrarían hasta a 5 metros de personas infectadas: estudio

De confirmarse el estudio, la sana distancia de 2 metros podría no ser suficiente para evitar el contagio.
El estudio aún debe ser comprobado por investigadores independientes (Foto: Pixabay)

Una de las medidas que más se ha escuchado para evitar el contagio del COVID-19 es aquella que solicita guardar una sana distancia de dos metros; sin embargo, una nueva investigación sugiere que dicho espacio podría no ser suficiente, pues se habrían encontrado partículas infecciosas a casi cinco metros de un paciente.

Te recomendamos: ¿Por qué el COVID-19 afecta solo a algunos órganos del cuerpo?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el coronavirus se transmite -sobre todo- a través de gotículas respiratorias emitidas al toser o hablar durante un contacto cercano y prolongado entre personas.

Para evitar su contagio, las autoridades sanitarias de diferentes países aconsejan el uso de cubrebocas y un alejamiento de dos metros, pero esto podría ser poco útil si se confirman los resultados expuestos por la Universidad de Florida, mismos que aseguran que el material genético del virus es posible encontrarlo flotando en el aire a casi 5 metros de un paciente con COVID-19.

De acuerdo a los autores del estudio, las gotículas respiratorias caen más rápido al suelo por su peso, pero al evaporarse podrían producir aerosoles que vivirían más tiempo en el aire.

“Para evitar la transmisión basada en aerosoles, tomar medidas como la distancia física de 1.8 metros no sería útil en un espacio interior y proporcionaría una falsa sensación de seguridad, provocando la exposición al virus y brotes”, señalan los autores.

Por el momento, la OMS no ha reconocido al coronavirus como un virus que se transmita por vía aérea, pero no descarta la posibilidad de que esto suceda en procedimientos médicos como la intubación traqueal; sin embargo, las partículas analizadas por la Universidad de Florida son provenientes de pacientes que solo hablaron o tosieron, mismos que estaban en una habitación sin ventanas pero ventilada.

“Las implicaciones para la salud pública son numerosas”, mencionan los autores del estudio acerca de sus resultados, aunque falta que sean revisados más a fondo por investigadores independientes y que la revista de la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas acepte el texto de investigación.

Con información de El País