Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

El ocaso de Delonte West, el jugador estrella de la NBA

Delonte West pasó de jugar en la NBA y ganar 300 mdp a vivir en las calles enfrentándose a situaciones violentas
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Delonte West. (Harry How/Getty Images)

Delonte West, ex jugador de la NBA con el Miami Heat, fue brutalmente golpeado en una carretera de Washington DC hace unos días. El video de este hecho se viralizó en redes sociales y despertó la indignación de cientos de antiguos compañeros y fanáticos.

Te recomendamos: México y el básquetbol: un romance eterno

A lo largo de su trayectoria deportiva, Delonte ganó más de 300 millones de pesos, jugó con los Mavericks, Celtics y Cavaliers, y se convirtió en una estrella del baloncesto, sin embargo, ahora vive en las calles como un indigente.

A su complicada situación se suma una fuerte adicción a las drogas y un estado de pobreza alarmante, que junto a las malas condiciones de salud y nutrición, lo han llevado a protagonizar una serie de problemas con las autoridades y vecinos en más de una ocasión.

(Imágenes fuertes, recomendamos discreción)

Su vida en el baloncesto

En 2004, con 24 años de edad, Delonte fue seleccionado para jugar con el Boston Celtics. En aquel año era estudiante en la Universidad de Saint Joseph’s Hawk y su recorrido a la cima era prometedor.

Tras su debut avanzó hacia Seattle y Cleveland para desfilar en la cancha junto a leyendas como LeBron James, pero dos lesiones en el tobillo de las que nunca se recuperaría, y una serie de problemas de actitud y comportamiento, lo alejarían del Dallas Mavericks y del baloncesto para siempre.

Las retribuciones de la NBA

De acuerdo a diversos sitios web que han ahondado en la vida de Delonte, West dedicó parte de sus millones a mejorar la condición de vida de su familia.

Con los más de 16 millones de dólares acumulados junto a la NBA, el ex jugador le compró una casa a su madre, a su padre y a su hermana, a quien también ayudó financiando sus estudios.

Actualmente mantiene un caso abierto con los registros judiciales de Maryland, pues el estado ganó una sentencia de embargo fiscal en su contra por más de 96 mil dólares hace dos años.

El trastorno bipolar y la caída de West

Con el paso del tiempo a estos conflictos se sumaría una fuerte adicción a las drogas que llevaría al límite su trastorno bipolar diagnosticado en 2008.

En aquel año, West se sometió a revisión médica por haber agredido a un árbitro y después desaparecer durante algunos días de sus entrenamientos.

Un año después (2009) el mismo Delonte daría la noticia de su condición a los medios, pero esta sería opacada por la polémica detención que tuvo al conducir mal su motocicleta en Maryland.

Este incidente detonó en un arresto por portación de tres armas: una 9mm Beretta, una 357 Magnum y un fusil Remington 870, todas ocultas entre la funda de una guitarra y amarradas a sus piernas.

En consecuencia, la NBA lo sancionaría con 10 partidos y su carrera deportiva comenzaría un ocaso que lo arrastraría a perder su dinero y refugiarse en las drogas y las calles.

Tras el arresto, West recibió ocho cargos bajo los que se declaró culpable y tuvo que pasar 8 meses en arresto domiciliario, 2 en libertad condicional y 40 horas realizando servicio comunitario. Sus 432 partidos se convertirían en una leyenda durante 2012, al igual que su promedio de 9.7 puntos por partido y 3.6 asistencias.

Durante 2019, fue visto en Houston sin zapatos y hace menos de cinco meses en condiciones de desnutrición, pobreza y desequilibrio mental portando una mochila y ropa desgastada.

Su complicada relación con LeBron

Después de que fuera arrestado, otro episodio catastrófico sucedería en su vida cuando una denuncia anónima informó a LeBron James que Delonte estaba sosteniendo supuestos encuentros sexuales con su madre.

La relación entre los compañeros se fracturó, y pese a que los hechos nunca fueron confirmados, West fue destituido y traspasado a Minnesota. De allí avanzaría a Boston y enfrentaría una ruptura emocional tras su divorcio.

Una serie de problemas con la autoridad

Ahora, con 36 años de edad, la brutal golpiza que recibió por un un sujeto cuya identidad no ha sido identificada y un video en el que, esposado y arrestado, pronuncia palabras ininteligibles a la cámara, vuelven a ponerlo en un escenario crudo y difícil.

Sus cargos han ido en aumento, pues se le acusa de constantes robos a tiendas de autoservicio y departamentales, así como de protagonizar violentas peleas callejeras.

Pese a que su familia, ex compañeros y antiguos entrenadores han tratado de ayudarlo, hay quienes afirman que Delonte insiste en volver a las calles y vivir bajo los puentes de Texas.

El estado en que su salud mental se encuentra es desconocido, pues además del trastorno padecido su consumo de drogas y estupefacientes han dejado estragos que complican severamente su condición.

Los jugadores de la NBA, incluido el propio LeBron, han solicitado que se brinde ayuda a Delonte, afirmando que esta será de utilidad para el ex basquetbolista.

 

Con información de Infobae/Medio Tiempo