Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

¿Ya no se hará la carnita asada? En Nuevo León buscan prohibir las fogatas para comida

Parece que ha llegado el momento de guardar los asadores por culpa de la contaminación

Nuevo León, un estado que se ha caracterizado por el afán de su población por la carne asada, podría ver el final de esta tradición tal como se conoce. ¿El problema? Aquellas arracheras asadas al aire libre, con sus costales de carbón… contaminan demasiado.

Te recomendamos: La carne asada es causa de enfermedades, según estudio de Harvard

La Secretaría de Desarrollo Sustentable prepara una norma ambiental para prohibir las fogatas que sean prendidas en zonas urbanas, ya sea para preparar alimentos o para quemar llantas u otros materiales que afectan la calidad del aire.

El viernes pasado se publicó en el Periódico Oficial del Estado el documento en el que se establece un plazo de 10 días hábiles para que cualquier ciudadano interesado pueda expresar su opinión en una consulta pública.

Entre los lineamientos que la norma dispone resaltan las siguientes prohibiciones:

  • Hacer trabajos con vientos mayores a 25 kilómetro por hora.
  • Quemar a cielo abierto cualquier material o residuo.
  • Encender de fogatas para preparar alimentos.
  • Reparar y mantener vías públicas, peatonales y vehiculares de lunes a viernes, únicamente en los horarios de 19:00 a 6:00 (fines de semana y días festivos no importan los horarios).

La norma ambiental estatal NAE-SDS-002-2019 entrará en vigor al día siguiente de que se cumpla el plazo.

De acuerdo a un estudio difundido a inicios de este año, expertos encontraron que los contaminantes en el aire después de cocinar un pavo rostizado, con guarniciones, son 13 veces mayores que aquellos que se encontraron en el centro de Londres.

Investigadores de la Universidad de Texas realizaron un estudio adicional y encontraron que dos rebanadas de pan tostado liberaron más partículas tóxicas que las encontradas por 15 o 20 minutos en el centro de una ciudad: tres veces más del límite de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los resultados indicaron que la grasa quemada al cocinar y el humo proveniente de placas de gas fueron los componentes más dañinos, pues permanecen en el ambiente hasta una hora después de su uso.

Tras las fiestas de Año Nuevo, el gobierno de Nuevo León declaró una contingencia ambiental por culpa de las numerosas carnes asadas que se hicieron el 1 de enero.

La Secretaría de Desarrollo Sustentable de Nuevo León activó una contingencia ambiental por las altas concentraciones de de contaminantes alrededor de la zona metropolitana de Monterrey. Desde las 21:00 horas del 31 de diciembre se registró un aumento en las concentraciones de las partículas PM10 y PM2.5.