Según astrónomos de Harvard, este misterioso objeto podría ser parte de una nave extraterreste

Nave-Extraterrestre-Astronomos-Harvard-Vela-Solar-Oumuamua

Via Hubble Space Telescope/Facebook

Un aparente asteroide de nombre Oumuamua generó bastante interés en su momento al tratarse del primer objeto detectado que ingresa a nuestro Sistema Solar proveniente de otra Estrella. Oumuamua (que significa “mensajero de lejos que llega primero” en hawaiano) fue descubierto en octubre de 2017 por astrónomos de la Universidad de Hawái, cuando estaba pasando cerca del Sol.

Detectan misteriosas señales de radio provenientes del espacio exterior

En la actualidad, este objeto se encuentra en las afueras del Sistema Solar, en su camino de regreso al espacio interestelar. Pero en su trayecto de salida, la comunidad científica quedó intrigada cuando se detectó una ligera aceleración del objeto, a pesar de la gravedad del Sol, la cual debe ejercer una fuerza de atracción sobre este peculiar cilindro de 200 metros de largo por 40 de ancho.

Este extraño fenómeno despertó todo tipo de teorías, pero ninguna tan extraordinaria como la especulación de dos investigadores del Centro de Astrofísica de Harvard-Smithsonian. Los astrónomos Abraham Loeb y Shmuel Bialy postularon que se podía tratar de una vela solar de origen artificial, es decir, un artefacto desprendido de una nave extraterrestre que se impulsa con la radiación emitida por la energía solar.

Como era de esperarse, esta teoría ha sido ridiculizada por la comunidad científica:

Oumuamua es claramente uno de los billones y billones de objetos que son lanzados a través de la galaxia desde todos los sistemas planetarios a medida que se forman y evolucionan.

Dijo la astrónoma Michele Bannister, cuyo equipo clasificó el objeto como un planetesimal, o sea, un objeto sólido presente en nebulosas cuyas partículas acaban generando planetas. La señora Bannister lamentó que la hipótesis alienígena esté generando tanta atención. “Me sorprende que la prensa trate esta especulación teórica como si fuera una noticia.”

La teoría más aceptada pertenece a David Farnochhia, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Probamos muchas alternativas plausibles y la más factible es que Oumuamua debe ser un cometa y que los gases que emanan de su superficie están causando las pequeñas variaciones en su trayectoria.

Recordemos que los cometas contienen hielo que pasa de estado sólido a gaseoso al ser calentado por luz solar. El cambio provoca que el polvo de la superficie se arrastre para crear una atmósfera difusa y en ocasiones, el efecto visual de una cola.

Marco Micheli, astrónomo de la Agencia Espacial Europea, publicó en la revista Nature que se había tomado en cuenta la posibilidad de aceleración por presión de la radiación solar, pero ocurre un problema:

Llegamos a la conclusión de que esto implicaría una densidad miles de veces menor que la del agua y un espesor de unos pocos milímetros como mucho, lo que sería una explicación mucho menos plausible que la interpretación de un cometa emitiendo gases

Aunque la hipótesis manejada por los astrofísicos de Harvard resulta fascinante (incluso atrayendo la atención de Jaime Maussan), cabe señalar que no se detectó emisión de radio alguna proveniente de Oumuamua, lo que descarta la teoría más espectacular de “una nave totalmente operativa enviada de manera intencionada a las inmediaciones de la Tierra por una civilización extraterrestre.”

Con información adicional de El País, RT y BBC.

CARGANDO...