¿A los mexicanos nos cuesta decir que no? Especialistas creen hallar una explicación

Un posible origen de este fenómeno podría venir de una tradición cultural.

Foto:Mexicanos en festejos patrios

Mexicanos en festejos patrios. (Getty Images/Hector Vivas)

Los mexicanos compartimos varios elementos característicos que nos vuelven inconfundibles ante los ojos del mundo: nuestra alegría, humor, solidaridad, el amor a nuestras raíces y ¿decir que no?

Te recomendamos: ¿Cómo son los abuelos mexicanos?

Según investigaciones de la BBC, para muchos mexicanos resulta difícil decir “no” a diversos aspectos de la vida, y aunque no se trata de un factor generalizado, es bastante frecuente que suceda en varias personas.

Esto lo confirma Alí Albarrán, un investigador de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM , quien asegura que para los mexicanos escuchar un “no” o decirlo, es un golpe duro dentro de su interacción social.

Los mexicanos son amables y hospitalarios. Siempre te dan cosas o te invitan a lugares. Decir que no a alguien que te está ofreciendo algo de buena voluntad es considerado una ofensa. Pensará que te cae mal o tienes algo en contra suya”.

Dice Albarrán, añadiendo que para no decir que no decimos que sí, aunque esta afirmación vaya en contra de nuestra voluntad y/o deseos.

Un posible origen de este fenómeno podría venir de una tradición que se ha inculcado en los mexicanos desde tiempos ancestrales, por lo que Roger Bartra, un antropólogo, sociólogo y académico mexicano, explica que las regiones geográficas y la clase social tendrían mucho que ver en este tema.

Al igual que el legado colonial de la conquista española.

…creo que hay un sustrato cultural posiblemente de origen indígena, sobre todo en el centro de México, que establece ciertas formas de cortesía y para la cuál no es muy cortés decir abiertamente no. Para quienes decir no significa un enfrentamiento con su interlocutor”.

Mencionó para la BBC.

Por otro lado, el psicólogo Arturo Peón Barriga, insiste en que el decir “no” es un ejercicio de asertividad que muestra una individuación, autonomía y libertad personal, por lo que al costar trabajo hacerlo detonaría una renuncia a estos elementos.

Geert Hoftede, psicólogo social, cree que una teoría sobre la dificultad a decir “no” se debe la que las personas que no saben hacerlo se apegan más al colectivismo que al individualismo, privilegiando la pertenencia al grupo.

Es decir, según Hoftede, decimos que sí a casi todo para evitar ser excluidos socialmente, y no es que sea un problema grave, pero debe considerarse que los fenómenos de obediencia, sometimiento y respeto a la jerarquía, en exceso, podrían tener consecuencias negativas en las personas.

Y a ti, ¿te cuesta trabajo decir que no?

Acuden a Palacio Nacional 450 personas diarias en busca de ayuda

Con información de la BBC
CARGANDO...