Mesera que corrió a un racista de su restaurante recibe una propina increíble

El hombre exhibido en el video renunció a la empresa de Silicon Valley que dirigía
Michael Lofthouse, izquierda, Gennica Cochran, derecha (Captura de pantalla)

Hace una semana se hizo viral el video un hombre que empleó comentarios racistas para insultar a una familia de rasgos orientales en un restaurante de California. Una mesera se interpuso entre el agresor y los comensales y le exigió al hombre que se marchara del establecimiento. Por esta acción ejemplar, personas de todo el mundo han contribuido a través de varias páginas de internet para darle una “propina” a la mesera que hoy suma más de 82 mil dólares (casi 2 millones de pesos).

Te recomendamos: Hombre estadounidense le compra todos sus elotes a vendedor latino

El altercado tuvo lugar en Lucia, un restaurante de Carmel Valley que aquel 4 de julio apenas estaba abriendo sus puertas al público, a raíz de las medidas de prevención instauradas en California para evitar los contagios de COVID-19.

En el restaurante, una familia le estaba cantando feliz cumpleaños a una de sus miembros cuando otro cliente en una mesa cercana los comenzó a agredir con gestos obscenos y comentarios racistas, sin motivo alguno.

Jenny Chan, una de las víctimas, sacó su celular y empezó a grabar al agresor, pidiéndole que repitiera lo que había dicho. A éste no le importó la cámara y reanudó sus diatribas contra las personas de rasgos orientales.

La mesera, de nombre Gennica Cochran, se interpuso entre los comensales para evitar una pelea en el restaurante, y le exigió al agresor que se fuera. “Hice lo que cualquier otra persona debería hacer o haría en esa situación”, dijo Cochran a un medio local.

“Me sentí muy protectora con ellos”, dijo la mesera al ver el video viral. “Escuchar la emoción que salía de mi voz, ver mis gestos, fue increíble, fue algo que me invadió e hice lo que tenía que hacer.”

Jenny Chan compartió su video en Instagram y el momento se hizo viral en redes sociales. El hombre fue identificado como Michael Lofthouse, de 37 años, un migrante británico que fundó y dirigía una pequeña empresa de tecnología en San Francisco llamada Solid8.

A raíz del escándalo, Lofthouse se disculpó con la familia que ofendió con su comportamiento. “Solo puedo imaginar el estrés y el dolor que sienten,” dijo el empresario. También renunció a su puesto como director de su compañía.

“Me enseñaron a respetar a las personas de todas las razas, y me tomaré el tiempo para reflexionar sobre mis acciones y trabajar para comprender mejor la desigualdad que muchos de los que me rodean enfrentan todos los días.”

En lo que respecta a la mesera, algunos admiradores en internet abrieron páginas en GoFundMe y otros sitios para mostrar su aprecio a Gennica Cochran. A virtud de esto, más de 82 mil dólares fueron recaudados a manera de propina.

La mujer dijo que utilizará el dinero para invertir en un negocio como instructora de yoga, y buscará repartir una parte con el resto de los empleados del restaurante. También resaltó que no cree en la sinceridad de la disculpa del empresario.