Aunque sea poco, beber alcohol daña el cerebro

Beber alcohol aunque sea poco daña el cerebro

(Omer Messinger/Getty Images)

Un nuevo estudio, realizado por la Universidad de Oxford y el University College de Londres, en el Reino Unido, afirma que incluso el consumo moderado de alcohol está relacionado con un mayor riesgo de disminución de la salud mental y de las habilidades cognitivas. La investigación es publicada en las páginas de la revista BMJ.

Lee también: 

Un vaso de vino al día puede ser malo para la salud

De acuerdo con el estudio, existe un vínculo entre el consumo excesivo de alcohol y cómo se perjudica el cerebro, incluyendo la demencia y la degeneración del tejido cerebral, que ya ha sido estudiado previamente. Sin embargo, pocos son los estudios que han examinado la relación entre el consumo moderado de alcohol y su afectación al cerebro.

Para analizar estos extremos, los expertos examinaron 30 años de datos recabados entre 1985 y 2015, de 550 hombres y mujeres sanos con 43 años como la media que participaron. Ellos se sometierron a la prueba Whitehall II, un cuestionario que analiza la salud mental de los encuestados. Ninguno de ellos tenía dependencia al alcohol al inicio de la investigación. 

Además, los datos incluyeron información sobre el consumo semanal de alcohol y medidas sobre la función cerebral y el rendimiento mental. Los participantes también se sometieron a una resonancia magnética al inicio y el final del estudio. 

Los resultados revelaron que una mayor ingesta de alcohol estaba vinculada con un riesgo mayor de atrofia o degeneración de tejido en el hipocampo, una parte crucial del cerebro para la orientación espacial y la memoria.

El vínculo, calificado como nefasto, permanece incluso tras tomar en cuenta factores que podrían intervenir en el resultado como el sexo, la edad, el nivel educativo, el estado socioeconómico, la actividad social y física, el historial médico, el consumo de tabaco y el riesgo de un accidente cerebrovascular.

De esta forma, los participantes cuya ingesta de alcohol superó las 30 unidades por semana tuvieron el mayor riesgo de atrofia del hipocampo. Pero el estudio también mostró un vínculo con el consumo moderado de alcohol, definido como de 14 a 21 unidades por semana (14 unidades equivalen a cinco copas de vino generosas). Es decir que en comparación con las personas que no beben, las que lo hacen moderadamente mostraron un riesgo hasta tres veces mayor de sufrir atrofia del hipocampo. 

Si bien el estudio tiene sus propias limitantes, pues el alcohol afecta a una gran parte de la población, sus implicaciones para la salud pública podrían ser significativas, concluyeron los investigadores.

El consumo de alcohol es un problema de salud pública extendido a nivel mundial. Por lo general, se recomienda no beber más de 5 copas de vino o 4 cervezas a la semana. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, alrededor del 5% de las enfermedades que se producen cada año en el planeta están relacionadas con la ingesta de alcohol.

Con información de Muy Interesante.
CARGANDO...