Maestro se disfraza de superhéroe para dar clases durante cuarentena

Un maestro utilizó la inusual estrategia de disfrazarse de superhéroe para dar clases y mantener la atención de sus alumnos durante la cuarentena.
(Facebook / Jorge Villarroel)

Debido a la cuarentena, la sana distancia y todas las medidas nacionales por la pandemia de COVID-19, muchas de las escuelas del mundo están cerradas. Es el caso, también, de las escuelas de La Paz, Bolivia. Pero este profesor consideró que las clases en línea eran la mejor ocasión para demostrarle a sus alumnos que él también puede ser divertido disfrazándose todos los días de un superhéroe distinto.

Te recomendamos: Video: Mujer se disfraza de jirafa para evitar contagio de coronavirus

Deadpool, Spider-Man, Batman, Linterna Verde, al carismático profesor de Artes Plásticas, Jorge Villarroel, del Colegio de San Ignacio, no le faltan nuevos disfraces. Se trata de un colegio privado y católico de misión ignaciana en el país sudamericano. Ahí, el profesor Jorge Villarroel enseñaba Artes Plásticas antes de que llegaran todas las restricciones por la pandemia.

Jorge no solo es maestro de Artes Plásticas. De hecho, esta fue su segunda carrera en la Escuela de Arte Benny Moré de Cuba. Como primera carrera, Jorge estudió medicina en La Habana Cuba. Y ahora se dedica a dar clases, para diferentes grados, en artes plásticas.

Para no aburrir a sus alumnos y lograr que le pusieran mayor atención durante las clases en línea, el doctor Jorge Villarroel decidió disfrazarse de superhéroe. Al parecer, siempre le han encantado los superhéroes y ésta fue una oportunidad de oro para demostrar dicho amor. Así lo comentó:

“Fue un sueño que tenía desde niño, me gustaban los superhéroes, yo quería verlos en algún momento y que formen parte de mi vida, como un amigo o como mi maestro. La reacción de los niños ha sido buena, no todos los días les da clases Batman, Spider-Man o Deadpool.”

Por supuesto, parece evidente que Linterna Verde sería un mejor maestro que Deadpool… o, al menos, más responsable. Pero, en cualquier caso, esta estrategia parece estar funcionando y ya se convirtió en un fenómeno viral.

Miles de usuarios han aplaudido esta iniciativa y Jorge Villarroel se une a la larga galería de maestros y doctores que han encontrado algo de alegría para los más pequeños en tiempos tan difíciles de cuarentenas y pandemias.

Parece, entonces, que Jorge está muy comprometido con su profesión y quiere hacer todo para que los alumnos pasen un buen rato mientras aprenden. Por eso, también, dejó este mensaje en su cuenta de Facebook:

“Gracias a Dios soy maestro. Ser maestro no es cubrir un horario o cubrir contenidos de un programa de estudios, ¡Ser maestro es formar a gente provechosa y exitosa para la vida!”

Ojalá que su trabajo de cinco años como maestro en el Colegio de San Ignacio siga rindiendo frutos y que más maestros como Jorge encuentren nuevas e innovadoras formas de mantener un ambiente de clase agradable, a la distancia y entre nuestra cotidiana tragedia.