Zoológico reubica a 5 loros por decirle groserías a los visitantes

Los loros tuvieron que ser reubicados buscando que su comportamiento mejore.
Los loros también fueron separados en diferentes jaulas (Foto: Pixabay)

Una de las especies del mundo animal más cómicas pueden ser los loros, esto debido a su capacidad de repetir palabras. Sin embargo, pese a la gracia, en ocasiones esto puede provocar que algunos ejemplares sean separados debido a su comportamiento a la hora de hablar, al menos así sucedió en un zoológico del Reino Unido. Te contamos la historia.

Te recomendamos: Los loros grises africanos no dudan en ayudarse para obtener alimento

Ubicados en el Lincolnshire Wildlife Park, los loros Eric, Jade, Elsie, Tyson y Billy, los 5 loros grises africanos, tuvieron que ser reubicados en el lugar, esto debido a que son unos malhablados que insultaban a los visitantes. Sí, aunque suene curioso, eso es lo que sucedía, de acuerdo a Steve Nichols, director general del zoológico, quien incluso aseguró que a él le llamaban “gordo” cada vez que pasaba.

“Se volvieron locos, todos estaban insultando y maldiciendo”, reconoció Nichols en entrevista con CNN.

Pese a los improperios, el director general también aseguró que ningún visitante se quejó de las palabras que repetían los loros e incluso hasta les pareció graciosa la situación. “Cuando un loro te dice ‘jódete’, a la gente le hace mucha gracia”, ejemplificó Nichols,

Sin embargo, la razón por la cual se decidió que los ejemplares fueran separados y reubicados en el zoológico se debió a la preocupación de los responsables, pues podrían estar dando un mal ejemplo de vocabulario a los niños que asistieran.

Estos loros grises fueron donados al zoológico hace unas pocas semanas, todos por una persona diferente. En un momento, las aves fueron colocadas en cuarentena una misma jaula, para después ser expuestas al público. Sin embargo, por sus altisonantes palabras, ahora deberán estar separadas con el objetivo de aprender a comportarse. 

De vez en cuando, uno maldice y siempre es divertido. Pero cuando se juntan cuatro o cinco que han aprendido a maldecir y, encima, se ríen cuando otro insulta, esto parece una taberna”, señaló Steve Nichols.

 

Con información de CNN