Inicio  /  Historias
TRáFICO

¿Cuáles son las estaciones de la Línea 7 del Metro de la CDMX?

La línea naranja tiene una de las leyendas urbanas más populares: el vampiro de Barranca del Muerto

La Línea 7 del Metro de la Ciudad de México (CDMX) es la más profunda de toda la red del Sistema de Transporte Colectivo. Te contamos todo lo que necesitas saber de la línea naranja y las estaciones que la conforman.

Te recomendamos: Consulta el mapa de las líneas del Metro CDMX

La Línea 7 del Metro se inauguró el 20 de diciembre de 1984 con el tramo que va de Tacuba a Auditorio. El 22 de agosto de 1985 se inauguraron dos estaciones: Auditorio y Tacubaya. En diciembre de ese mismo año, se extendió el trayecto hasta Barranca del Muerto. Fue hasta el 29 de noviembre de 1988 que se completó como la conocemos en la actualidad, siendo El Rosario una de sus terminales.

La línea naranja presta servicio a cuatro alcaldías: Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Benito Juárez y Álvaro Obregón. A pesar de no ser de las más usadas, suele tener alta demanda por las mañanas y las tardes, ya que cruza por el norte, sur y poniente de la CDMX.

La línea 7 suele ser muy usada durante las horas pico | Foto: Cuartoscuro

¿Cuáles son las estaciones de la Línea 7 del Metro de la CDMX?

La línea naranja del Metro de la CDMX está conformada por un total de 14 estaciones:

  • El Rosario
  • Aquiles Serdán
  • Camarones
  • Refinería
  • Tacuba
  • San Joaquín
  • Polanco
  • Auditorio
  • Constituyentes
  • Tacubaya
  • San Pedro de los Pinos
  • San Antonio
  • Mixcoac
  • Barranca del Muerto

La Línea 7 tiene correspondencias con otras cinco líneas del metro: la Línea 1 y 9 (Tacubaya), 6 (El Rosario), la Línea 2 (Tacuba), la Línea 3 (La Raza) y la 12 (Mixcoac).

Foto: Metro CDMX

La leyenda del vampiro de Barranca del Muerto

Según lo que la gente cuenta, una vez un sujeto se quedó dormido pasada las media noche en el convoy y no se despertó. Dado que Barranca de Muerto es terminal de la Línea 7, el tren fue resguardado.

Cuando finalmente despertó, más allá del susto de darse cuenta que se había quedado atrapado dentro del metro, fue que, según lo que se dice, no estaba solo en el vagón. Con él estaba un ser antropomorfo con orejas puntiagudas y ojos amarillos.

Cuando este ser se acercó a él, perdió el conocimiento. Tras recuperar la conciencia se dio cuenta de que estaba en el hospital, donde contó lo que había vivido pero no le creyeron.

Foto: Cuartoscuro

No obstante, eso dio pie a una leyenda urbana que no tardó en difundirse de boca a boca y en las redes sociales. Y así surgió la historia del vampiro de Barranca del Muerto. Sea real o no, se recomienda ampliamente no quedarse dormido en el Metro.

Con información de Metro CDMX