Leer correos del trabajo en el trayecto a la oficina debe contar como parte de la jornada laboral

De tomarse esta medida, disminuiría la presión de la gente que se dirige diariamente al trabajo en horas pico, y proporcionaría mayor flexibilidad de los horarios de trabajo, según expertos
Revisar el correo del trabajo durante el traslado a la oficina debería contar como parte de la jornada de trabajo: estudio. (Foto: Pixabay)

Debería contar como tiempo de la jornada laboral el que dedican las personas a leer y contestar correos del trabajo en el transporte durante el trayecto a la oficina, de acuerdo con un estudio.

Te recomendamos: Conoce la norma que obliga a las empresas a evitar tu estrés laboral

En Reino Unido existe una tendencia al alza entre las personas que viajan en el metro de usar el Wi-Fi gratuito para revisar el correo del trabajo, según una investigación presentada en la Conferencia Anual Internacional de la Royal Geographical Society. Dicha actividad se lleva a cabo antes de llegar al trabajo o a la salida, en el trayecto de regreso a casa.

De acuerdo con los entrevistados en el estudio, este periodo de tiempo del traslado es de vital importancia para hacer la transición entre padre o madre de familia y ponerse al corriente en las actividades que llevarán a cabo en la oficina.

Incluso en Noruega, este tipo de traslado ya forma parte del horario de trabajo, según los investigadores de la Universidad del Oeste de Inglaterra.

Si el tiempo de traslado contara como parte de la jornada laboral, tendría muchos impactos sociales y económicos para la industria de transporte. Disminuiría la presión de la gente que se dirige diariamente al trabajo en horas pico, y proporcionaría mayor comodidad y flexibilidad de los horarios de trabajo. Sin embargo también demandaría más vigilancia y responsabilidad por la productividad”, explicó la doctora Juliet Jain, coautora de la investigación.

Además, las unidades de transporte deberían de contar con ambientes propicios para el trabajo, es decir, mesas, conexiones para dispositivos, espacios y conectividad a internet, según los expertos.

5 mil pasajeros participaron en el estudio llevado a cabo durante cuarenta semanas entre los años de 2016 y 2017 en la ruta de Birmingham a Londres.