La princesa Diana, ícono de la realeza

la princesa diana icono realeza

La princesa Diana murió el 31 de agosto de 1997 en París, Francia. (AP, archivo)

Sobre la vida de Diana de Gales, hay quien la compara con un acontecimiento revolucionario o con un caso digno de estudio antropológico. En 1997, el columnista del diario español El País, Manuel Vázquez Montalbán calificaba la vida de Lady Di como “una subversión subversivamente correcta”.

Aseguraba que Diana no sólo convulsionó la monarquía inglesa al romper y quitarle la rigidez a los protocolos, sino que le dio brillo y nueva apariencia al trono. También habría opacado la figura de la reina y de su esposo príncipe Carlos. Incluso su muerte resultó avasalladora e incómoda para la corona inglesa por el poder mediático que poseía.

Como en todo relato rosado, en el de Carlos y Diana había villanos y buenos. Unos seguían los cánones con su actuar acartonado y políticamente correcto. Ella jugaba a doble cara. Princesa engañada, pero esposa despechada con vida sexual paralela. De cándida imagen, pero estrategia maquiavélica, siempre tiró a ganar. Ahí, el parteaguas en la historia de las realezas europeas.

Amiga de Michael Jackson y Elton John, Diana se alió con los medios de comunicación, quiso ser actriz, encabezó múltiples causas humanitarias y se enfrentó al parlamento británico, a Estados Unidos y a la OTAN.

 

 

Con información de Mario Villanueva
Vm,

 

CARGANDO...