CRIMEN Y SEGURIDAD

Procesan a joven con COVID-19 que provocó contagio masivo en una fiesta; su abuelo murió

Su abuelo era un jubilado que padecía diabetes e hipertensión

Un joven de 24 años viajó de Estados Unidos a Argentina para asistir a una fiesta de XV años; presuntamente contagió de COVID-19 a casi 20 personas, entre ellas, a su abuelo, quien murió. Los hechos tuvieron lugar en marzo de 2020, pero el caso se hizo viral a nivel mundial hasta ahora. Ya fue procesado y podría pasar hasta cinco años en prisión.

Te recomendamos: Chiapas: 16 personas regresaron de vacaciones contagiadas de covid

Eric Luciano Torales Pereyra fue procesado por el delito de “propagación de enfermedad peligrosa y contagiosa culposa agravada por el resultado enfermedad y muerte”. De acuerdo con el fallo, podría recibir una pena de cinco años de cárcel.

Además, en mayo de 2020, el magistrado a cargo del caso ordenó que al acusado se le embarguen 50 millones de pesos argentinos en propiedades (10,929,835 de pesos aproximadamente). Seis meses y una semana después, los jueces Juan Pablo Salas, Marcelo Fernández y Marcos Morán confirmaron el procesamiento y el embargo, a reserva de cumplir con eventuales demandas civiles que puedan presentar asistentes al evento.

El fiscal del caso, Santiago Marquevich, acusó al hombre de homicidio culposo, pero para el juez, el delito cometido debe encuadrarse en la violación al artículo 203 del Código de aquel país, que rige sobre la pandemia, con el agravante de la muerte de su abuelo y el de haber enfermado a otras personas.

De acuerdo con las investigaciones, el contador asistió el 13 de marzo de 2020 a la fiesta de XV de una prima en Moreno, Buenos Aires, a pesar de que existía en ese entonces un decreto presidencial que obligaba a guardar una cuarentena de 14 días a quienes volvían de países de riesgo ante la pandemia. Al festejo también asistieron un centenar de invitados.

El salón de fiestas donde se llevaron a cabo los XV años y se dio el contagio masivo de COVID-19. (Foto: Twitter)

Posteriormente Torales fue internado en una clínica con diagnóstico positivo por COVID-19. En respuesta, la Municipalidad de Moreno presentó una denuncia penal y luego se confirmó que varias personas que habían asistido a la fiesta se contagiaron de coronavirus.

Entre los contagiados estaba el abuelo del propio imputado, un hombre jubilado de 71 años de edad con padecimientos previos: hipertensión y diabetes, y quien el 1° de este mes falleció y fue la víctima 28 del coronavirus en Argentina.

Los argumentos de la defensa

Según el abogado de Torales Pereyra, “no hay una reconstrucción genética de quién propagó el virus en esa fiesta”, reportó el medio argentino La Nación. La defensa señaló el hecho de que el imputado viajó de EE. UU. a Argentina junto con otros dos amigos, y ninguno de ellos se contagió de la enfermedad viral.

La defensa también cuenta con el testimonio de un tercer conocido que estuvo en una habitación con el contador y tampoco llegó a padecer COVID-19.

“Nuestra defensa es clara. No está comprobado que él haya sido el agente importador del virus desde los Estados Unidos. Porque llama la atención que los dos amigos con los que compartió el viaje no se contagiaran”, revira el abogado.

Y es que si bien la defensa admite que Torales Preyra “cometió un delito, el menor, que es la desobediencia y violar la cuarentena, porque debió haberse quedado en su casa”, aseguran que no se ha demostrado que él haya contagiado a los demás asistentes.

Finalmente, el experto legal logró levantar el embargo equivalente a 50 millones de pesos argentinos. Él asegura que ni si quiera existe una sola demanda de parte de los contagiados y dice que su cliente “confía que se va a descubrir la verdad”.

Con información de La Nación y Ámbito